Actualizado el 13/10/2019

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. EL COWORKING, CONCEPTO Y OPORTUNIDAD

EL COWORKING, CONCEPTO Y OPORTUNIDAD

Escrito por Ricard Faura el 09/04/2013 a las 18:56:30
880

(Cap de Servei de Societat del Coneixement)

Desde finales del siglo XX hemos asistido a la proliferación de nuevas formas de organización del trabajo, vinculadas e impulsadas por una tecnología que se ha consolidado de forma paralela.

 

Más recientemente, ha llegado una nueva práctica que quiere ir más allá y que se basa en la filosofía del "Co": compartir conocimiento, colaborar y establecer sinergias, crear alianzas empresariales y cooperar para competir. Es el coworking, una forma de trabajar donde los profesionales encuentran nuevas oportunidades de crecer personal y profesionalmente.

 

Esta fórmula permite a los trabajadores autónomos o emprendedores compartir gastos de establecimiento (alquileres, etc.), Disponer de la infraestructura material para atender a sus clientes y, al mismo tiempo, superar el aislamiento y evitar las distracciones que supone trabajar desde casa (teletrabajo) y ampliar y disfrutar de una red de contactos profesionales, con los que pueden mantener una relación más directa.

 

El coworking es todavía una actividad incipiente y poco conocida en España, aunque tiene unas enormes perspectivas de futuro. Durante los últimos 4 o 5 años se han abierto multitud de espacios, más o menos dinamizados, algunos de especializados en sectores profesionales (mayoritariamente la arquitectura, la producción audiovisual, las artes plásticas y la salud), donde una mayoría de población extranjera desarrolla su actividad empresarial, al tiempo que se integra en una comunidad y disfruta del buen clima y el atractivo turístico y cultural de la ciudad.

 

El coworking o cotrabajo no ha aparecido de manera espontánea y desvinculada de la realidad económica actual, sino que lo podemos considerar una evolución de otras experiencias ya consolidadas como el teletrabajo, muy centrado en el trabajador y con un cierto riesgo de aislamiento, los hoteles de empresas, dirigidos a ofrecer los mínimos servicios para una incipiente actividad empresarial, y los viveros de empresas, que dan un empujón definitivo a un proyecto empresarial con claras opciones de crecimiento.

 

Estas nuevas formas de organización del trabajo no serían posibles sin la irrupción y consolidación de las muchas y nuevas posibilidades que nos ofrecen las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). En este sentido, cabe destacar las ventajas de las herramientas de trabajo compartido, la mejor calidad de las redes de telecomunicaciones y la irrupción de soluciones ligadas al concepto de movilidad, tales como:

 

• La llamada "Nube" y todo lo que conlleva

 

• La consolidación de hardware "móvil" como las tabletas, los teléfonos inteligentes, los portátiles ligeros, etc.

 

Esta nueva realidad nos debe hacer reflexionar, para analizar su efecto sobre la actividad económica y ver cómo afecta a las reglas del juego establecidas. Los nuevos usos de la tecnología suponen una revolución que impregna todas las capas de nuestra sociedad y, en concreto, la que en estos momentos podemos considerar más sensible: la que afecta al mundo del trabajo. Hay que ver esta irrupción como una oportunidad para todos aquellos profesionales que tienen las TIC como eje de su trabajo.

 

Debemos analizar desde todos los niveles este fenómeno y facilitar su consolidación, dando salida a muchas iniciativas que, por innovadoras, no acaban de encontrar el encaje en las aún rígidas estructuras económicas actuales.

 

El crecimiento y consolidación de esta nueva modalidad de trabajo no deben pasar desapercibido. Puede ser un instrumento más para la reactivación económica del país, en tanto que permite a los profesionales con espíritu emprendedor hacer realidad su proyecto con el mínimo gasto de establecimiento y en un entorno de trabajo colaborativo.