Actualizado el 25/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. De rentabilidad a productividad, más eficacia

De rentabilidad a productividad, más eficacia

Escrito por Alexandre Blasi el 08/09/2015 a las 19:18:02
6186

(President de Mutua Intercomarcal)

Alexandre Blasi

La definición de productividad de un país basada en conceptos económicos a partir del PIB es fácil de entender aunque cada maestrillo tiene su librillo. En el entorno industrial hay otra medida que me parece más decisiva i comprensible, que es el coste de producción unitario. Se refiere a lo que cuesta producir un bien o servicio incluyendo todos los costes desde la estructura hasta su entrega al cliente. Otra medida valida en las empresas de servicios, en mi caso las mutuas laborales, puede ser el ratio entre euro gastado por euro ingresado. En igualdad de calidad del producto o servicio es fácil decidir quién debe ejecutarlo.

 

Hago referencia del interesante artículo del mismo título del profesor Antón Costas publicado en La Vanguardia el 29 de julio pasado. Estoy de acuerdo con lo que se expone en él y mi deseo es hacer alguna aportación complementaria. En el artículo nos dice como la productividad es una política empresarial de largo plazo y que el cambio del enfoque de la rentabilidad  a la productividad cambia la vida en la empresa o la organización.

 

El entorno competitivo no es fácil de comentar y se ha prestado a críticas feroces. Pero la competitividad forma parte de nuestras vidas nos guste o no. Forma parte de nuestros juegos de infancia, forma parte de cuando buscamos pareja con la que convivir nuestra vida, forma parte en los deportes, en la música,…., en las oposiciones a profesor o funcionario, en las decisiones de ir a un hospital u otro o de contratar un servicio, o al matricularse en una universidad u otra, y naturalmente en las decisiones de compra personales o profesionales. Para productos considerados de consumo general, comodity, una vez percibida la calidad buscada o deseada la decisión de compra se basa principalmente en el precio. Naturalmente hay otros factores que tienen un peso en la decisión, algunos de ellos emocionales, pero su importancia tiende a ser menor. Por ello es importante que sepamos trasladarlo al entorno de las organizaciones sean estas las que sean públicas o privadas con o sin ánimo de lucro.

 

En estas condiciones la productividad pasa a ser un factor fundamental ya que si la decisión del cliente está basada en el precio el coste de producción unitario debe ser lo más bajo posible asegurando la calidad. Se puede argumentar que el coste salarial es la parte más importante pero ello no es necesariamente cierto o una verdad absoluta. Lo importante es la eficacia con la que gestionamos los recursos económicos, organizativos, tecnológicos,…,  para producir y transportar un producto o servicio. Así es factible que fabricas con costes laborales bajos sean menos eficaces, menos productivas o sea no competitivas, que otras con costes salariales altos y en este caso la diferenciación estaba en la experiencia y conocimientos de los empleados.

 

Eficacia entendida como la capacidad de gestionar un resultado óptimo a partir de unos recursos que siempre son limitados. Eficacia es una disciplina, es una educación en el sentido de la mejora continua,….

 

No es la empresa o el empresario el que fija el precio de venta en la mayoría de los casos. Es el mercado, los competidores o lo que el cliente está dispuesto a pagar, que lo fija y las organizaciones deben adaptarse. Se puede y debe ser innovador pero lo importante al final es vender ganando un porcentaje más o menos alto o cubriendo costes en el caso de las entidades sin ánimo de lucro. Contar con subvenciones está bien pero el que las dá debe poder pagarlas a partir de unos ingresos que forzosamente debe tener.

 

¿Productividad es explotar al trabajador o empleado? Yo creo que no, pero por ejemplo el absentismo impacta en la productividad y debemos tomar medidas para contrarrestar esta situación. ¿La flexibilidad laboral es explotar el trabajador?  ¿Continuar pagando salarios cuando no hay pedidos impacta en la productividad? ¿La edad del trabajador se debe considerar? ¿La edad del trabajador afecta a la productividad? … Estas preguntas se prestan a mucha demagogia pero debemos ser capaces de plantearnos respuestas adecuadas a la situación. Hay empresas que han sido capaces de crear entornos de trabajo aptos a personas de edades  superiores a los 50 años porque han comprobado que su absentismo es menor y/o la calidad de su trabajo es superior. Otras han creado el entorno para el empleo femenino o para las personas de mayor edad mecanizando los procesos más duros físicamente o creando puestos de trabajo de media jornada. Tenemos ejemplos de acuerdos flexibles entre empresas y trabajadores que permiten adaptar los horarios de trabajo a las necesidades de producción para cumplimentar unos pedidos. La flexibilidad y la capacidad de adaptación se deben dar por todas partes además de la innovacion.

 

Las medidas que se adopten tienen impacto económico sin duda y debe ser considerado siempre ya que afectan los costes y a la rentabilidad. Aquí podemos hablar  de rentabilidad ya que sin rentabilidad no tiene sentido hablar de empresa privada o pública. Evito explícitamente entrar en el debate del déficit “necesario” de los servicios básicos.  Pero si considerar que sea la organización que sea como mínimo los ingresos deben igualar los gastos al menos a nivel consolidado. El coste versus aportación en positivo o negativo debe ser considerado. Un dirigente sindical, aun en activo, un día me dijo que al final lo importante es como distribuiremos los beneficios tanto económicos como en ventajas sociales y estoy de acuerdo en ello. En el lado negativo las pérdidas acumuladas por un largo periodo ya sabemos dónde conducen. Ello es válido para todas las organizaciones tanto con ánimo de lucro com sin ánimo de lucro, públicas o privadas…

 

En la práctica personal ¿qué quiere decir productividad? … es como eficazmente utilizamos nuestro tiempo. El tiempo que estamos en casa, el tiempo que estamos en nuestro puesto de trabajo,…., lo que no excluye que también podamos perder el tiempo que puede ser una de nuestras aficiones favoritas. Hay personas que confunden estar muchas horas en la oficina con productividad y esto es un error porque depende de cómo gestionan este tiempo.

 

En términos de las organizaciones y de las personas que estamos en ellas creo que debemos plantearnos muy seriamente el tema de la productividad, como utilizamos eficazmente los recursos que tenemos a nuestro alrededor, como utilizamos el tiempo y el dinero que tenemos o recibimos.

 

Si cuando vamos a comprar un servicio o un producto lo hacemos con el criterio del mejor precio para la calidad esperada seamos capaces como empresarios o directivos de organizaciones de trasladar este concepto de eficacia productiva a nuestra organización.  Promovamos la óptima utilización de los recursos, personas, económicos y materiales pensando en la productividad. Ello es válido para todo tipo de organización pública, como un hospital o una universidad o un ayuntamiento, como para una fábrica. Si en términos personales pensamos en la eficacia de nuestro tiempo y nuestros recursos también deberíamos ser capaces de trasladarlo a las organizaciones en las que participamos.