Actualizado el 11/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. De la generación Ni-Ni a los sobrecualificados

De la generación Ni-Ni a los sobrecualificados

Escrito por Josep Mompin el 30/10/2012 a las 20:54:07
2537

(Presidente de Honor de la Asociación Iberoamericana de Periodistas Especializados y Técnicos (AIPET))

 Mucho se ha hablado de la generación Ni-Ni española (ni estudia ni trabaja), formada principalmente por el 33% de los jóvenes que no han terminado sus estudios secundarios, por abandono prematuro o bien por fracaso escolar.

 

Ahora se habla del colectivo de españoles entre 25 y 54 años que tienen un nivel superior de cualificación superior de lo que exige su actual lugar de trabajo. Este colectivo de sobrecualificados es del 31% en España, frente al 19% de media en Europa.
 
 
¿A qué se debe este fenómeno?. Posiblemente a dos causas: primero a que, en la última década la economía española se ha basado en la construcción y en el turismo, con lo que no se ha fomentado un crecimiento suficiente de los empleos de alta o media cualificación, ni la I+D.
Por esto, no es de extrañar que un 68% de jóvenes españoles cualificados piensen en marcharse a trabajar al extranjero con su Smartphone y su portátil bajo el brazo; Alemania, Brasil y Canadá ya han lanzado campañas de captación de titulados españoles, sabedores de su buen nivel de formación. En lo que llevamos de 2012 ya se han marchado 44.000 titulados, especialmente ingenieros, arquitectos y directivos de restauración.
 
 
Se trata de un hecho lamentable con repercusiones no sólo sociales y familiares, sino también económicas, ya que al Estado le cuesta mucho dinero formar a un universitario. Si cuando éste se gradúa, se marcha a otro país, su talento y su rendimiento técnico-científico es aprovechado por el país de acogida, que no ha contribuido con un solo euro a la formación del mismo. Se trata de una situación “parasitaria” que habría que evitar.
 
 
EE.UU sabe mucho de esto, pues durante décadas se ha beneficiado de los mejores estudiantes europeos y asiáticos, a los que ha becado para que se queden en su país a investigar. Observad cómo muchos premios Nobel provienen de universidades norteamericanas, si bien se trata de ciudadanos nacidos en otros países. Salvando las distancias, la diáspora de sobrecualificados españoles puede entenderse como una “agresión parasitaria”, pero inevitable actualmente. Un tema para meditar, debatir y…¡para ponerle remedio!.
 
 
 
Josep Mompín Poblet
Asesor Barcelona Supercomputing Center