Actualizado el 11/06/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. 16 jueces de un juzgado comen hígado de un colgado. Si el colgado se descuelga...

16 jueces de un juzgado comen hígado de un colgado. Si el colgado se descuelga...

Escrito por Albert Saenz el 25/03/2014 a las 21:35:14
3713

(Ingeniero de Telecomunicación)

En base al cambio sugerido por este trabalenguas traducido del catalán, quiero rescatar un escrito del lejano Agosto de 2010 para que se pueda constatar la escasa visión política que nos acompaña. Decía algo así:
 
Dejarme sugerir a los ingenieros y sobretodo a los ejecutivos, empresarios y emprendedores leer el artículo del “Business Week column” del CEO y presidente de INTEL 
 
 
 
 
En este artículo el Sr. Andy Grove, que emigró a los EEUU en 1950, hablaba del “grave” problema del paro que sufría Estados Unidos  (9,3% en diciembre 2010 pero ya reduciéndose al 6,4% en enero de 2014) y de cómo crear trabajo. Ponía como ejemplo que en el 2010 existía menos trabajo en la industria manufacturera de ordenadores americana que había antes que el primer PC fuera fabricado (166.000 empleados contando las factorías, los ingenieros y los administrativos de toda clase y condición) y lo comparaba con el creciente trabajo en Asia (1.500.000 de empleados). También decía que China no se había focalizado solamente en fabricar para su creciente clase media, si no para crear puestos de trabajo para TODOS sus ciudadanos. Añadir que en el 2009 España importó de la China 14.500 millones de Euros, vendiendo solamente 2.000 (cobertura de 13,79%) y eso, en definitiva, son puestos de trabajo. En 2013 mejoró: importación de 17.364 millones de euros, exportando por valor de 3.943 millones (22,71%) .
 
 
El Sr. Grove decía también como las compañías trasladaban el trabajo hacia el exterior rompiendo la cadena de la experiencia y el conocimiento, siendo esta muy importante en la evolución y la innovación tecnológica. Y se preguntaba: “¿como podemos esperar que la próxima generación innove cuando ellos no tendrán como entender las tecnologías actuales al no poseer los conocimientos básicos sobre la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, por falta de aquellas materias básicas en nuestra industria y, por tanto, en nuestro sistema de educación?” Añadir simplemente que existe un larguísimo recorrido antes de adquirir los conocimientos tecnológicos prácticos para comenzar a generar puestos de trabajo masivamente.
 
 
Hay dos sentencias del señor Grove que ya te dejaban estupefacto en aquella fecha. Decía: “se podría decir, como muchos hacen, que llevarse el trabajo al exterior no es un gran problema, dado que el trabajo de mucho valor añadido, generadora de la gran parte del beneficio, permanecerá aquí. ¡Esto puede parecer que está bien! ¿Pero que tipo de sociedad tendremos si esta consiste solamente en tener poca gente empleada muy bien pagada haciendo trabajos de mucho valor añadido pero con una enorme masa de desocupación?”
 
 
Y la otra, yendo aun más allá: “desde el reciente fenómeno de `Silicon Valey´ (hacia los años 80), el dinero invertido se ha incrementado drásticamente para conseguir poder producir más con menos ocupación. En pocas palabras, EEUU se ha convertido en una nación tremendamente ineficiente en la creación de puestos de trabajo.” 
 
 
(Jo! Y eso con un 9,3% de paro. Pues si viera España...)
 
 
Todos hemos leído muchos artículos de insignes economistas y oído hablar a un  montón de lideres de opinión y gente de “mucho valor” desde que se inició esta crisis, que han extendido la desocupación por todo el país como la pólvora. La opinión del Sr. Grove es de largo la que tiene más sentido! Para cualquier gobierno, lo que ha de quedar diáfanamente claro es que la gente se gane la vida con su trabajo. Y, para generar trabajo, se han de producir también “productos básicos” que puedan ser “la base” para poseer el conocimiento para poder dar el salto hacia los productos de mayor valor añadido. 
 
 
Pongamos ejemplos: si la empresa de óptica INDO cierra sus puertas, nos costará mucho volver alguna vez a adquirir el conocimiento para desarrollar productos que sean competitivos en un sector en continua evolución. Que Derbi y Yamaha se hayan vendido y luego marchado nos descapitaliza tecnológicamente, ya que todo aquel fondo de conocimiento se pierde. (Quizás valga la pena recordar que Derbi fue vendida al grupo Piaggio, Montesa a Yamaha así como Seat al grupo Volkswagen, Pegaso a Iveco y Motor Ibérica a Nissan. Bultaco y Sanglas se perdieron en el camino. Y solo quedan Rieju y GasGas–Ossa.) Y en el otro extremo: había empresas que fabricaban LEDs a precios sin apenas margen que son ahora los promotores de la nueva revolución en el mundo de la iluminación.
 
 
Si nos fijamos en nuestro entorno más inmediato, constatamos que otras economías pueden servirnos como un buen referente. El crecimiento Alemán en 2010 fue del 3,6% con un record en la creación de puestos de trabajo y con una tasa de desempleo de las más bajas desde la reunificación alemana de hace ya más de 20 años. Por contra, nuestra economía no solamente no crece, sino que ya tenemos  algo más de 6.000.000 parados (26,7%) y si bien es cierto que no crece tanto como del 2008 al 2012, el margen de empresas que pueden cerrar (o gente que pierde su trabajo), parece haber llegado a un punto donde no se puede adelgazar más allá de un límite donde no sería sostenible. 
 
 
Las empresas, dicen sus gurús, tienen como objetivo la obtención de beneficios. No es ningún secreto que la misión primordial de una empresa es la de ganar dinero cueste lo que cueste. Con esta premisa tan reduccionista y simplista, poco o nada se puede hacer a propósito de la ocupación en las circunstancias actuales (como decía el Sr. Grove). Por ejemplo, la reducción en un 20% del personal como resultado de una reducción en un 5% de los beneficios de Telefónica. Hay formas de hacer las cosas que, como mínimo, deberían de vigilarse en el momento actual (tasa de paro juvenil rondando el 58% con un poco menos de 990.000 jóvenes parados). Es del todo I_N_C_R_E_I_B_L_E  que contemplemos impasibles como esta cifra continúe siendo tan elevada). Conceptos como los de “beneficios y ganar dinero” son pornográficos por lo escandalosamente obscenos que llegan a ser como justificación de que “aquí todo vale” pues está claro que nos llevan hacia más paro, ya que, por ejemplo, la globalización y deslocalizaciones o incluso las automatizaciones, destruyen más puestos de trabajo de los que generan. Fijémonos en un simple agricultor y en todo lo que es capaz de hacer con la ayuda de todos los artilugios que la sociedad tecnificada ha puesto a su alcance.
 
 
Por otro lado, no está nada mal aplicar el modelo empresarial en el mundo de la Administración Pública para que esta tampoco despida a más trabajadores. Rendimiento, eficacia, eficiencia, productividad, competitividad y hasta asumir riesgos en las decisiones, son conceptos que hacen que todo pueda funcionar mejor a menor coste. Pero esto no es suficiente desde el punto de vista social. Al modelo empresarial le hemos de añadir la parte competencial de la Administración en términos de servicios a los ciudadanos. 
 
 
NO PUEDE SER QUE PARA SEGUIR GANANDO DINERO, LAS EMPRESAS DESPIDAN GENTE BASÁNDOSE EN SUBVENCIONAR UN PARO A COSTA DE QUE TODOS LOS QUE PERMANECEMOS EMPLEADOS PAGUEMOS PARA QUE OTROS CONTINUEN GANANDO MÁS DINERO.
 
 
Y, además, la gente no encuentra trabajo ya que el actual modelo económico no está preparado, o al menos no se adapta, para generar nuevos puestos de trabajo.
 
 
Hace falta REEMPLAZAR o readaptar el modelo hacia soluciones que puedan ir un poco en detrimento del bienestar individual. Se debe seguir valorando alternativas de reducir costos sin despedir a nadie pasando a incrementar el número de trabajadores contratados.
 
 
Se trata de encontrar un PUNTO DE EQUILIBRIO SOSTENIBLE económicamente y demográficamente (también medioambiental y energético) con un modelo SOLIDARIO con las futuras generaciones y el planeta.
 
 
¡Veamos! Bajar salarios sin reducir la capacidad productiva al no despedir a nadie (no para ganar más dinero). Los costos disminuyen y la empresa puede bajar el precio de venta de sus productos. La capacidad de compra de los empleados disminuye, pero como su trabajo es estable y fijo, reactivando el consumo de productos más económicos como son los de la propia empresa. Al haber menos parados, el gasto de la Administración disminuye y aumentan sus ingresos, con lo que puede reducir impuestos ayudando también a la reactivación económica.
 
 
Mantener la capacidad productiva con costes más contenidos, precios de venta más económicos, ventas más elevadas aumentando las exportaciones al ser más competitivos, hace que los ingresos se incrementen permitiendo ampliar plantillas. (El “ciclo vicioso” cambia de sentido si quisiéramos, o supiéramos, aplicar las alternativas apropiadas. Ahí está el problema!)
 
 
Todos tenemos que tener claro que con 6 millones de parados (uno de ellos, juvenil), tras una prolongada caída libre, vamos hacia ninguna parte.
 
 
Si... sin duda se puede. (Mejor dicho: ¡se DEBE poder!). Pero propiciando un cambio de paradigma empresarial (poder mediático incluido) y político. Ya es imperiosamente urgente que esto suceda en países llenos de incompetencia y fraude. (En otros lugares miran sorprendidos esa desbocada y tradicional incompetencia mientras “se llevan sin contemplación” a nuestros cerebros y talentosos trabajadores).
 
... Si el colgado se descuelga (decía al inicio de este), se comerá los 16 hígados de los 16 jueces del juzgado.  
 
 
Sugiero que nos descolguemos.
 
Albert Sàenz Coromina 
Ingeniero de telecomunicación (CETC n. 275)