Actualizado el 18/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL

Vodafone y el 'truco' de los Gigas ilimitados

Escrito por Guillem Alsina el 23/04/2019 a las 16:34:22
6214

Vodafone presentaba este pasado miércoles sus nuevas tarifas con Gigas ilimitados. Hasta ahora, estamos acostumbrados a ver como, al contratar nuestra tarifa de teléfono móvil o convergente, se nos limita la cantidad de datos que podemos utilizar en movilidad, con unos topes que, dependiendo de la operadora, varían entre los 25 y los 50 GB.


Si llegamos a agotar esta cantidad de datos, lo normal es bajar la velocidad de descarga, no dejarnos colgados sin poder disfrutar de nuestras apps en movilidad, aunque puede haber excepciones según la operadora.


Las tarifas ilimitadas no son nuevas para mercados como el estadounidense o el japonés, y responden a la futura necesidad de estas para aprovechar al máximo los recursos que nos ofrece la 5G. Me explico.


De cara a los usuarios, las principales fortalezas de la quinta generación de conectividad móvil son su alta velocidad y su baja latencia, que llevarán a permitir servicios como el juego en streaming, y a permitir el consumo masivo de contenidos en vídeo desde nuestros dispositivos móviles.


También la incipiente domótica y la IoT se beneficiarán de estas mejoras, pues podremos ver con facilidad y fluidez, vídeo en alta definición procedente de las cámaras de seguridad de nuestros domicilios, por ejemplo.


Si tenemos que estar continuamente pendientes de los datos que llevamos consumidos y de los que nos quedan, lo más probable es que, muchas veces, declinemos utilizar un determinado servicio para ahorrar datos que, a la postre, es posible que incluso no lleguemos a utilizar. Esta actitud perjudica a los prestadores de servicios e incluso a la propia operadora, de ahí que ya existan en otros mercados que van a un ritmo más avanzado, tarifas que no pongan un límite a los Gigas consumidos, que ahora empezarán a llegar a nuestro mercado.


No obstante, en las condiciones, estos planes (tanto los de las operadoras de otros mercados como la reciente oferta de Vodafone) presentan un pequeño ‘truco’: la limitación en alguna de las funcionalidades.


Por ejemplo, en el caso de la norteamericana AT&T, estas limitaciones consisten en la calidad del vídeo que se puede ver con el plano más barato, y que solamente llega a SD, mientras que en el plano premium disminuye la velocidad de descarga a partir de los 22 GB consumidos.


En el caso de Vodafone, sólo el plano más caro permite disfrutar la velocidad máxima de la 4G, mientras que los otros dos limitan la velocidad a 2 Mbps el más barato, y a 10 Mbps el de precio intermedio, ambas unas velocidades muy pequeñas que sin lugar a dudas limitan el consumo de contenidos y que, a la postre, nos hacen preguntarnos el porqué de estas tarifas, ya que desde el punto de vista del usuario, no será posible sacarle el rendimiento que le podemos sacar a otra tarifa no limitada pero que nos permite la máxima velocidad en la descarga de datos.


Como es probable que en los próximos meses las tarifas con Gigas ilimitados empiecen a proliferar entre todas las operadoras, antes de contratar una no perdamos de vista la letra pequeña, porque hasta de aquí a mucho tiempo, todas van a tener una limitación u otra, que será clave para saber si le vamos a sacar partido, o bien nos vamos a arrepentir de haberla contratado.