Actualizado el 18/10/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Una inteligencia artificial para evaluar pacientes de COVID-19

Una inteligencia artificial para evaluar pacientes de COVID-19

Escrito por Guillem Alsina el 09/06/2020 a las 19:05:53
559

Uno de los principales problemas de los servicios de asistencia sanitaria en los peores momentos de la pandemia de COVID-19 fue el aluvión de pacientes que llegaban a urgencias, y como lidiar con este volumen de personas aquejadas por los síntomas para saber quienes eran los que corrían mayor riesgo de desarrollar más los síntomas de la patología, para asignarles respiradores o darles un tratamiento preferencial.


En situaciones de esta índole, en las cuales haya que lidiar con el análisis de un gran volumen de datos, es donde la inteligencia artificial puede jugar un papel clave. Y esto es precisamente lo que pensaron investigadores tanto chinos como norteamericanos, los cuales han colaborado pese al enfrentamiento abierto entre sus respectivos países.


Las instituciones que han colaborado en este proyecto son, por el lado chino, el Hospital Central de Wenzhou, y el Hospital Popular de Cangnan, mientras que por la parte norteamericana lo han hecho la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, y el Instituto Courant de Ciencias Matemáticas de la misma institución.


Su desarrollo ha sido evaluado y ha dado resultados esperanzadores, especialmente para un país tan necesitado de herramientas para luchar contra la COVID-19 en el momento de escribir estas líneas, como lo son los Estados Unidos.


No obstante, y hasta donde tenemos conocimiento, las pruebas se han realizado sobre un número todavía insuficiente de sujetos, 53 en total, aunque la precisión en la estimación de riesgo de cada paciente ha tenido un grado de acierto de entre el 70 y el 80%, lo cual no es en absoluto despreciable para algo tan difícil de calcular para los seres humanos.


Lo que queda ahora es que el sistema diagnostique a un mayor número de pacientes y se vayan entrando más datos para afinar todavía más la exactitud de los resultados.


Para extrapolar qué pacientes son los que tienen mayores posibilidades de desarrollar los síntomas más fuertes de la enfermedad y, por lo tanto, van a necesitar de mayores cuidados, los investigadores se fijaron inicialmente en valores de los parámetros que, con lo que sabemos sobre la COVID-19, nos parecen lógicos: la temperatura corporal, el patrón de la respiración, y la respuesta del sistema inmunológico.


No obstante, el uso de estos valores se reveló como ineficiente, así que se continuó estudiando la correlación entre determinados parámetros de la respuesta del cuerpo a la COVID-19, y la gravedad con la cual se desarrollaba la enfermedad, para acabar determinando tres factores que, correctamente analizados, daban como resultado las posibilidades que alguien tenía de que la enfermedad fuera más leve o a peor.


Dichos tres factores consisten en el nivel de hemoglobina, el dolor muscular (mialgia), y los niveles de la enzima hepática alanina aminotransferasa (ALT).