Actualizado el 16/07/2019

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Un sistema de reconocimiento facial, en medio de una polémica policial

Un sistema de reconocimiento facial, en medio de una polémica policial

Escrito por Guillem Alsina el 14/05/2019 a las 18:35:49
394

Poco se imaginaba el estudiante neoyorquino Ousmane Bah que asistir a su ceremonia de graduación le serviría como cortada para demostrar su inocencia ante un juez.


Y no era que Bah no tuviera planes para ir y, por si acaso en algún momento lo acusaran de estar en otro lado y haciendo otra cosa [ilegal], acabó yendo, no, pero la casualidad quiso que, precisamente, la ceremonia de graduación de su promoción coincidiera con un robo en una Apple Store de Boston.


Ambas ciudades no están precisamente cerca (unos 350 km, cuatro horas de viaje aproximadamente), y los hechos, aparentemente, no están conectados, pero el robo de Boston entró en la vida de Bah por culpa de un error. Y este no fue suyo, si no debido a una serie de situaciones, con un sistema de reconocimiento facial metido por enmedio.


Quien sí tenía una vaga conexión con Bah era el ladrón de la Apple Store de Boston, que habría encontrado el carnet de estudiante que Bah extravió (el cual carecía de fotografía), y que utilizó para identificarse en la tienda de la compañía de la manzana mordida.


El sistema de inteligencia artificial vinculado a las cámaras de seguridad instaladas en la Apple Store empezaron a seguir al ladrón (recordemos que falsamente identificado como Ousmane Bah), ya que está programado para realizar un seguimiento de toda aquella persona sospechosa de sustraer ilícitamente bienes de las instalaciones de la tienda, captando sus movimientos y su cara.


Bah no se lo podía creer cuando la policía fue a buscarlo a su casa de Nueva York, exhibiendo una imagen identificativa de alguien que no se parecía en absoluto a él. Además, “¿a qué hora dijo que se había producido el robo? pués yo estaba en mi ceremonia de graduación, puede preguntar a mis profesores, compañeros de clase y familiares” debía ser la respuesta ofrecida por Bah a los oficiales de policía que llevaron a cabo su detención.


Resultado: Ousmane Bah está en libertad sin ningún cargo (y es de esperar que con las pertinentes disculpas recibidas), pero ya ha anunciado que va a demandar a Apple por el escarnio que ha pasado (ya sabemos lo cotillas que pueden llegar a ser los vecinos), exigiendo la nada despreciable cifra de mil millones de dólares.