Actualizado el 25/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Tabletas contra la pobreza

Tabletas contra la pobreza

Escrito por Redacción TNI el 08/04/2014 a las 23:58:23
1943

Desde que tras la II Guerra Mundial cayeron la gran mayoría de fronteras que unían geopolíticamente aquel mundo que los expertos han denominado imperialismo, uno de los temas más peliagudos a los que el planeta se ha enfrentado ha sido la pobreza.
 

Cabe decir que tras muchos años de reflexión en los que las ONGs y la ayuda internacional han sido asumidas como la verdadera solución, parece que actualmente son muchos los que empiezan a convencerse de que el verdadero problema planetario no es la pobreza sino la riqueza de unos pocos y su ritmo de vida que hace surgir esa pobreza.
 

Sea como sea, lo que aquí queremos preguntarnos es si las NNTT pueden ser un agente para acabar con la pobreza. Desde el otro lado del Atlántico nos llega una noticia que podría resolver esa dioptría. Haití, el país más pobre del hemisferio norte, tras los grandes tormentos sufridos, ha empezado a producir su propia tableta que funciona con el sistema operativo Android.
 

Las tabletas llamadas Sûrtab se producen en un barrio de Puerto Príncipe en el que predominan las fábricas textiles de manufacturación de ropa que luego se envía mayormente a los Estados Unidos. Extraña combinación en la que unos empleados (los del ámbito textil) cobran sueldos paupérrimos en condiciones poco apetecibles, mientras sus vecinos tienen maquinaria de buena calidad.
 

Son tres los modelos de tableta que se producen y todos ellos cuentan con pantalla de 7 pulgadas y sistema operativo de Google.
 

Los tres tipos de producto se diferencian por el hardware interno. La tableta más simple con wifi de 512 MB de RAM tiene un precio cercano a los 100 dólares mientras que las más sofisticadas cuenta con 3G y con 2 GB de memoria y valen 285 dólares.
 

La financiación de este proyecto corre a cuenta de la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID)  que ha aportado 200.000 dólares; los componentes usados para la fabricación son de origen asiático.