Actualizado el 11/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL

¿Son las cámaras de nuestros móviles consideradas como profesionales?

Escrito por Guillem Alsina el 16/10/2019 a las 19:17:44
1052

En nuestros bolsillos llevamos una potencia inimaginable si la comparamos con lo que teníamos hace una década, todavía más si retrocedemos un par, y ya no hablemos de si nos vamos tres o cuatro o cinco décadas atrás en el tiempo.


Estoy hablando, naturalmente, de los smartphones, unos dispositivos que nos permiten no solamente disponer de un teléfono en cualquier parte, si no también de un ordenador, de un reproductor de música, y de una cámara de fotos, todos ellos aparatos que antiguamente debíamos llevar por separado.


Uno de los elementos que más ha evolucionado en los smartphones ha sido la cámara; de testimoniales y deficientes cámaras de menos de un megapíxel que prácticamente sólo servían para sacarnos de un apuro en un momento determinado (como fotografiar el coche que había chocado con nosotros por si se daba a la fuga), hemos pasado a complejas cámaras con varios objetivos, que todavía tienen sus limitaciones frente a las grandes cámaras a las que llamamos ‘profesionales’, pero que cada día se acercan más a estas con funcionalidades como teleobjetivos, grandes angulares o zoom de macro.


Algunos fotógrafos profesionales ya han abrazado el teléfono móvil para hacer fotografías, sea como experimento, o bien porque los terminales más potentes (los llamados flagships) ya cubren sus necesidades. E, incluso, algunos directores de cine han filmado películas utilizando smartphones.


Es en este contexto en el que la publicación Redshark, dedicada al mundo del vídeo, la fotografía y las tecnologías que lo hacen posible, se pregunta si ya es momento de considerar que llevamos una cámara profesional en el bolsillo.


El autor del artículo, Simon Wyndham (productor de vídeo y cámara profesional con más de dos décadas de experiencia, además de redactor de esta publicación) empieza haciéndonos cuestionar sobre si una cámara profesional es la que presenta ciertas capacidades, o bien es toda aquella que es manejada por alguien a quien se le puede llamar profesional de la fotografía o el vídeo.


Para ello, nos cita algún ejemplo de cámaras GoPro empleadas en la filmación de producciones hollywoodienses en función de lo que se conoce como crash cameras.


A partir de aquí, Wyndham se centra en los nuevos iPhone 11 y 11 Pro, ofreciéndonos su opinión personal que es del todo positiva: en las imágenes tomadas, los matices, los claroscuros, y la viveza de los tonos de las instantáneas capturadas sin tener que recurrir a un retoque superior son, en opinión del experto, de una calidad superior.


También nos explica que la diversidad de objetivos que montan los principales terminales hoy en día, facilitan un flujo mucho mayor de datos de todo tipo para componer la imagen, y acaba concluyendo que, efectivamente, los smartphones de hoy en día nos dan las herramientas suficientes para obtener un resultado profesional cuando tomamos instantáneas.