Actualizado el 12/10/2021

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. ¿Qué futuro les aguarda a las oficinas?

¿Qué futuro les aguarda a las oficinas?

Escrito por Guillem Alsina el 12/10/2021 a las 18:43:59
429

Confieso que no me costó en exceso sobrellevar el confinamiento. Primero, porque siempre he sido una persona solitaria, pero también porque hace años que tengo la oficina en casa y, por lo tanto, no tuve que realizar ninguna adaptación de mi puesto. Es más: tuve más cantidad de trabajo que durante la normalidad pre pandemia.


Pero en el mundo hay millones de oficinas y muchos más millones de personas que hasta marzo de 2020 acudían a ellas con regularidad. Al llegar la pandemia, estas personas tuvieron que hacer un esfuerzo para seguir desarrollando su tarea desde casa, y recibieron la promesa de que en el futuro, su puesto de trabajo se mantendría en remoto por lo menos la mayor parte del tiempo.


Sin embargo, el día a día ha acabado demostrando que el contacto presencial es necesario, que genera sinergias positivas, y que es imprescindible para llevar a buen puerto algunas actividades de las empresas.


En este contexto, es fácil preguntarse cuál será el futuro de las oficinas.


Dependerá del contexto


No es lo mismo desplazarse en una gran ciudad como Londres, con una área urbana muy extendida geográficamente, en la cual trasladarse a la oficina puede suponer mucho tiempo, que hacerlo en Hong Kong, una metrópolis también con muchos habitantes pero más abigarrada geográficamente, y en la cual los desplazamientos pueden ser más cortos.


Así lo explica Neil Anderson en el South China Morning Post, comparando sus dos experiencias en sendas ciudades, las cuales aprovecha para afirmar que, dependiendo de donde vivamos, la experiencia de ir a la oficina y trabajar en ella variará.


Las diferencias, según sigue afirmando Anderson, también se marcarán según el sector al que pertenezca la empresa propietaria de las oficinas.


En esta evoluci?on, las oficinas buscarán acercarse un poco más a los hogares, mientras que en los hogares -y para facilitar la realización del teletrabajo-, se van imponiendo espacios más parecidos a una oficina que a un domicilio particular.


Por ejemplo, en un futuro a corto medio plazo (que ya es presente en muchos lugares), las oficinas de empresas de sectores profesionales que no son el tecnológico abrazarán lo que ya se puede encontrar en los cuarteles de muchas ‘majors’ del Silicon Valley: rincones para practicar meditación o yoga, o para realizar ejercicio físico, como pequeños gimnasios.


También el diseño de las oficinas cambiará, para facilitar la colaboración entre compañeros de trabajo, por lo que se eliminarán barreras físicas de separación (con excepción de las necesarias por motivos de salud para prevenir la COVID-19 mientras estas sean necesarias).


Esta será la finalidad prioritaria de las oficinas: facilitar el trabajo en grupo, la organización, y empaparse de la cultura corporativa relacionándose con los compañeros. Lo que se hará en casa son las horas de trabajo que igualmente podrían hacerse en la oficina, pero trabajando en solitario, con lo que se buscará que el tiempo compartido con los demás compañeros de trabajo sea de calidad.


Fruto de la pandemia, la forma en la que nos relacionamos con el entorno de la oficina también cambiará; así, en vez de disponer de máquinas expendedoras que funcionan con controles que tenemos que tocar, lo más probable es que poco a poco estas se vean sustituidas por otras a las que enviemos nuestras peticiones vía aplicación móvil, y los snacks y bebidas nos sean servidos mediante un robot.