Actualizado el 26/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Prueban marcapasos que adapta su ritmo en tiempo real

Prueban marcapasos que adapta su ritmo en tiempo real

Escrito por Guillem Alsina el 17/12/2019 a las 16:52:27
787

A los marcapasos les cuesta adaptarse al ritmo de bombeo que necesita un ser humano en cada momento. Pese a que en los último años se han producido una serie de marcapasos que son capaces de reconocer el ritmo al que está respirando quien los lleva instalados, y modificar su ritmo acorde, la variación no se produce en tiempo real, si no con un delay que no los hace tan útiles.


A diferencia, un corazón natural sí varía su ritmo, como todos nosotros podemos notar cuando hacemos deporte o nos ponemos nerviosos, pues nuestros latidos se aceleran. Ello es así para que pueda bombear más sangre, necesaria cuando se hace un esfuerzo. E igualmente, cuando nos relajamos, el corazón también debe hacer un menor esfuerzo, ya que no tiene que bombear tanta sangre, por lo que su ritmo desciende.


Una indicación de que el corazón bombea sangre con mayor o menor intensidad es la cadencia de nuestra respiración, como ya he dejado a entrever en el primer párrafo de este texto. Y la detección en la variación del ritmo respiratorio es el método que ha probado exitosamente un equipo de investigación británico liderado por Julian Paton (profesor de la Universidad de Bristol) y Alain Nogaret (Universidad de Bath).


Las pruebas que han realizado ambos han sido, por el momento, con ratas, según explican en el paper publicado este mismo mes de noviembre.


Para poder detectar la variación en el ritmo de la respiración, lo que han hecho es, en primer lugar, captar los datos de las variaciones eléctricas en los músculos del diafragma de las ratas (los sujetos de estudio, además, presentaban también problemas cardíacos), unos datos que mediante un pequeño cable se pasaban a un chip equipado con una red neuronal, que era la encargada de interpretar estos datos y dar la orden para modificar el ritmo con el cual el marcapasos estimulaba la aurícula izquierda del corazón.


Según los responsables del proyecto, dicho chip podría ser implementado en un marcapasos actual, al que no sería necesario hacer muchos cambios. Con los datos del estudio con las ratas en la mano, este sistema debería ser capaz de poder llegar a bombear hasta un 20% más de sangre en el caso de ser necesario.


La adaptación a los cambios en la respiración se produce en tiempo real, por lo que el latido del corazón se adapta dinámicamente según las necesidades de quien lo lleva implantado; así, latirá más rápidamente si, por ejemplo, sube unas escalera, de que si está sentado mirando el paisaje sin hacer nada.


El siguiente paso es la prueba con humanos. Para ello, el equipo responsable asegura poder prescindir del pequeño cable al diafragma, sustituido por un sensor que capte los cambios eléctricos en la resistencia del pecho.