Actualizado el 12/10/2021

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Prohibición de Office 365: ¿venganza de Francia por los submarinos?

Prohibición de Office 365: ¿venganza de Francia por los submarinos?

Escrito por Guillem Alsina el 12/10/2021 a las 18:35:25
348

Que a Francia le sienta mal perder es algo sobradamente conocido y que no debería extrañarnos del país que ha dado origen al término chovinismo y cuyos dirigentes y máximos representantes sociales no se cortan al hablar de la “grandeur” del país. Y, obviamente, la recientemente abortada venta de submarinos a Australia no podía dejar indiferente al orgulloso país galo.


El acuerdo suspendido entre ambos países, valorado en 56.000 millones de euros, preveía la construcción de una versión a propulsión convencional de los submarinos de ataque nucleares franceses, pero este mismo septiembre, Australia anunció un acuerdo con los Estados Unidos y el Reino Unido para dotarse de submarinos de propulsión nuclear, anulando el trato con los franceses, lo que hizo montar en cólera a estos últimos.


Claro que lo que la administración gala no dijo es que el contrato australiano fue ganado a la oferta nipona (de mayor calidad para los sumergibles) en 2016 después de que los franceses no jugaran del todo limpio con los japoneses, al alquilar los servicios de un almirante australiano retirado, que ejerció influencia a favor de la oferta gala. Nada ilegal, pero sin duda de escaso ‘espíritu deportivo’.


La venganza de una Francia herida en su orgullo nacional era esperable, pero parece haber tardado poco, y se ha materializado, por el momento, en la prohibición de uso en los ministerios gubernamentales del paquete ofimático Office 365, por lo menos, su versión en la nube, aunque parece que por el momento es posible seguir utilizando la versión a instalar en el ordenador como software local.


El motivo oficial esgrimido es que Microsoft incumple la directiva “Cloud au Centre” (la nube en el centro), por la cual se requiere que el gobierno francés pueda revisar la arquitectura de las aplicaciones en la nube.


Si bien la motivación que lleva a esta prohibición es bastante lógica así explicada (proteger los datos sensibles que manejan los distintos ministerios), a nadie se le escapa que la ocasión para llevarla a cabo coincide sospechosamente con el revés sufrido a manos norteamericanas.