Actualizado el 09/08/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Más control aduanero gracias a las Nuevas Tecnologias

Más control aduanero gracias a las Nuevas Tecnologias

Escrito por Redacción TNI el 28/02/2017 a las 13:54:49
2383

El mandato de Donald Trump va a ser largo y angustioso. Más si tenemos en cuenta que el presidente magnate nos sorprende cada semana con una nueva medida problemática desde un punto de vista moral.

 

Son conocidas las fobias de Trump hacia la China. Las relaciones entre el verdadero rival comercial de los Estados Unidos no pasan por su mejor momento y por ello cualquier acción de hostilidad parece un paso más en esta guerra que recuerda a las épocas frías de antaño.

 

El pasado martes 21 de febrero los Estados Unidos publicó una modificación en el régimen de aduanas mediante la cual los viajeros provenientes del país asiático podrán incluir en su visado a qué redes sociales están suscritos.

 

De este modo, los ciudadanos chinos que así lo deseen podrán apuntar en su visado si tienen perfiles en Weiboo, RenRen o Facebook. La medida, apuntan las autoridades, quiere evitar cualquier tipo de posibilidad de sufrir un atentado terrorista.

 

Pese a que se trata de algo opcional, es decir deben ser los ciudadanos chinos quien indiquen sus redes sociales, los agentes de aduanas se guardan el poder de denegar la entrada de cualquier persona que sea sospecha de estar en contra de los Estados Unidos. En resumidas cuentas la medida, pese a presentarse como voluntaria, es a efectos prácticos obligatoria.

 

Lo más impactante es que pese a que Estados Unidos no pedirá las contraseñas de las redes sociales, se reserva dicha posibilidad para un futuro.

 

Como han alertado organizaciones proderechos de la libertad como Center for Democracy and Technology estas medidas suponen una fuerte vulneración de los derechos y la privacidad de los viajeros y además suponen abrir la puerta a que otros países instauren medidas similares.

 

El mundo cada vez está más controlado y las tecnologías, en lugar de hacernos más libres, son un paladín de ese control paranoico ejercido por los gobiernos; gobiernos que desgraciadamente son democráticos.