Actualizado el 26/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. LSEV, el primer coche producido en masa con impresión 3D

LSEV, el primer coche producido en masa con impresión 3D

Escrito por Guillem Alsina el 29/09/2020 a las 19:50:00
1245

La impresión 3D, un ‘divertimento’ hace sólo unos años, cada vez está más presente en nuestro día a día productivo, desde las aplicaciones más banales hasta las más serias. Y buena muestra de ello, es que la fuerza aérea estadounidense está utilizando impresoras 3D de metal para moldear piezas de recambio de sus cazas F-22 Raptor, un modelo que pese a estar en vanguardia, ya no se fabrica tras entregar el último ejemplar en 2012.


Uno de los campos en los que la tecnología de la impresión 3D va al alza es el de la automoción, y buen ejemplo de ello es el LSEV de la compañía italiana XEV.


Especializada en la construcción de vehículos eléctricos, la automovilística italiana XEV ha colaborado con la especialista en impresión 3D Polymaker para crear un vehículo que es el primero del mundo cuya carrocería se imprime completamente en 3D.


La denominación LSEV es genérica dentro del mundo de la automoción, y significa low-speed small electric vehicle, es decir, pequeño vehículo eléctrico de baja velocidad, aunque XEV ha convertido esta denominación genérica como el nombre del propio vehículo.


Son un tipo de vehículos de pequeño formato, capaces de llevar una o dos personas y algo (muy poco) de carga, pensados para su uso esencialmente en entornos urbanos y alrededores.


Desde ambas compañías participantes en el proyecto, han tildado el LSEV como el principio de lo que puede ser una revolución en el camino que lleva a la adopción de la impresión 3D en la industria automovilística.


La diferencia con otros fabricantes que ya emplean la impresión 3D en sus líneas de producción, es que estos lo hacen en piezas concretas, mientras que en el caso del LSEV, dicho proceso se aplica a toda la carrocería una vez el chasis está terminado con las baterías incluidas.


En el LSEV, excepto el chasis, los asientos, y los cristales, todo está producido mediante impresión 3D.


¿Qué ventajas supone la impresión 3D en este vehículo?


Para empezar, la reducción del número de piezas de plástico y el número de componentes respecto a un coche similar fabricado con métodos tradicionales, que va de los 2.000 hasta los 57. A resultas de este ahorro de plástico, un LSEV pesa solamente 450 kilos.


Todo esto lleva, también, a una reducción en el coste de inversión de un 70% en comparación con los sistemas de producción tradicionales.


El nuevo sistema incluso presenta ventajas sobre el modelo tradicional de diseño para un nuevo modelo de coche -según afirman desde Polymaker-, pasando de un periodo que se prolonga de media entre los tres y los cinco años, a un periodo de entre tres y doce meses.


Finalmente, para el consumidor, el proceso de impresión 3D facilita la personalización de la carrocería.