Actualizado el 18/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Los videojuegos competitivos bajan

Los videojuegos competitivos bajan

Escrito por Redacción TNI el 15/03/2016 a las 21:09:25
1627

Resulta obvio afirmar que los videojuegos no son sólo para niños. Las medias de edades de los gamers son cada vez más altas, según afirma el cofundador de Quantic Foundry Nick Yee situándose en la actualidad alrededor de los 35 años y, según parece, en el futuro se espera que esa cifra aumentará. Se trata de una encuesta elaborada a partir de una importante muestra de jugadores que asciende hasta los 140.000.

 

No es el único dato revelador aportado por la investigación en cuestión. Según afirma el documento, los videojuegos competitivos dejan de interesarnos a medida que aumenta nuestra edad. De este modo, si este tipo de experiencias en los videojuegos como podrían ser League of Legends o Call of Duty triunfan entre las personas de 15 a 25 años, a partir de los 30 dejan de interesarnos. En el caso de las mujeres esa bajada del interés no es tan pronunciada en inicio, sin embargo cuando ellas llegan a los 45 años su falta de interés por la competición es prácticamente igual a la de los hombres.

 

Para Yee los motivos que explican esta reducción del interés se deben básicamente al hecho de que a medida que nos hacemos mayores tenemos más responsabilidades y objetivos en la vida y perdemos el interés hacia esos juegos que nos enfrentan a rivales y que requieren de cierto entrenamiento. Además, añade, se trata de juegos basados en la emoción que no seducen a personas adultas.

 

Por otro lado el informe considera que son los juegos de estrategia los que mejor resisten el paso de los años de los jugadores. Así, entre los 20 y 50 años seguimos jugando a este tipo de videojuegos menos emocionantes pero más reflexivos.

 

Podría existir una última motivación que no aparece en las conclusiones de esta investigación: cada vez somos menos competitivos porque cada vez tenemos una educación escolar que fomenta menos los valores de la lucha y el enfrentamiento.