Actualizado el 03/08/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Los recicladores de residuos electrónicos se hacen expertos en privacidad

Los recicladores de residuos electrónicos se hacen expertos en privacidad

Escrito por Guillem Alsina el 07/05/2019 a las 09:59:39
1022

Nuestros smartphones saben cada día más cosas de nosotros, como nuestro correo electrónico, documentos que redactamos y tenemos en sistemas en la nube (Google Docs, Microsoft OneDrive,...), fotos (Google Photos), datos sobre salud gracias a su conexión con pulseras de actividad y smartwatches (kilómetros que recorremos, pulsaciones, presión), o los lugares a los que vamos mediante la geolocalización GPS.


Esto es un potencial peligro, al igual que lo es tener estos datos en la nube, puesto que podrían llegar a caer en malas manos una vez nos desprendamos de nuestro smartphone, ya sea para reciclarlo, o bien venderlo de segunda mano. Y es que todavía hay muchos consumidores que no son conscientes del riesgo que corren si no limpian a fondo su terminal antes de deshacerse de él.


Dicho trabajo está llegando a las empresas de reciclaje de deshechos tecnológicos, tal y como informa la publicación Waste360, especializada en el mundo del reciclaje.


Según esta, las empresas especializadas en el procesamiento de dispositivos electrónicos, están invirtiendo en dispositivos para eliminar los datos todavía almacenados, de una forma segura y definitiva, impulsados por las distintas leyes de protección de datos.


No sólo esto, si no que, además, también se están haciendo con las certificaciones necesarias para demostrar a los consumidores que procesan sus dispositivos de la forma correcta y que estos o sus componentes llegan impolutos de datos a su destino, ya sea una tienda de segunda mano, o el reciclaje de sus componentes y materiales. Dicho de otra forma: que su intimidad está a salvo.


Un ejemplo citado en el artículo es el de Schupan Electronics Recycling, una empresa norteamericana que coloca pequeños GPS de seguimiento en los dispositivos que recicla, permitiendo de esta forma un tracking de estos no solamente para la propia empresa, si no también para sus clientes, que cuentan gracias a ello con la garantía de saber en todo momento que sus dispositivos están en las instalaciones de quienes deben reciclarlos, y hasta en qué punto de la cadena de reciclaje se encuentran.


Estas prácticas son vistas como un valor añadido para grandes corporaciones, que gastan millones en protegerse de ciberataques por un lado mediante la adquisición de cortafuegos, software anti-malware, medidas de copia de seguridad para continuidad de negocio, pero por otro lado descuidan el material decomisionado que contiene datos sensibles, y que muchas veces acaba en un almacén mal vigilado.


La típica imagen del hacker rebuscando entre la basura para encontrar algo que tomar como base para atacar a la empresa, se materializa en toda su crudeza.


Es por ello que, cada vez más, las empresas que lidian con el reciclaje de los dispositivos que ya han dejado de ser útiles, buscan este valor añadido en la seguridad, que les permite de paso incrementar su facturación y abrir mercado.