Actualizado el 20/10/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Los influencers ya no tienen por qué ser personas

Los influencers ya no tienen por qué ser personas

Escrito por Guillem Alsina el 08/09/2020 a las 17:54:13
4814

Cada red social existente se ajusta, a grandes rasgos, a un tipo de uso: si en Twitter nos informamos y discutimos (algunas veces, hasta extremos denigrantes), en Facebook estamos en contacto con familiares, amigos y conocidos. Los jóvenes muestran sus dotes de bailarines, de deportistas o de lo que sea en TikTok, y WhatsApp es una suerte de patio de recreo en el que se mezclan grupos de amigos con el de padres y madres de las escuelas de nuestros hijos.


En medio de todo este batiburrillo, Instagram es la red social más visual, cuyo uso primordial es el de mostrar un cierto estilo de vida y la felicidad (o supuesta felicidad) que este comporta a los individuos que la lucen.


Una parte de este ecosistema visual lo conforman los llamados influencers, personas que por su gran número de seguidores pueden crear tendencias y ser un escaparate perfecto para un producto concreto o una marca, así como generar un alto número de interacciones con sus seguidores.


¿He dicho personas? Según una reciente publicación en el blog del marketplace OnBuy, algunos de los influencers que más ganancias están generando en Instagram (que, como en todas las redes sociales, genera una economía por publicidad directa o encubierta) ya son robots.


De hecho, el ranking lo encabeza Lil Miquela, un personaje creado mediante animación CGI y cuyo perfil está dedicado esencialmente a la moda. Según OnBuy, Lil Miquela podría ingresar este año 2020 casi diez millones de euros gracias a sus 2,7 millones de seguidores.


Noonoouri es otro bot, segundo de la lista de los que OnBuy predice que más van a ingresar en Instagram, con más de dos millones y medio de euros y poco más de 360.000 seguidores.


A partir de aquí, la lista se desgrana hasta una veintena de robots terminando con mabo.real, una influencer virtual a la que apenas siguen 270 personas, y a la que se le estiman unos beneficios de poco más de diecisiete euros... para todo el año.


Para la realización del artículo de OnBuy, esta ha recurrido a la calculadora de posts esponsorizados en la red social que ha puesto en línea Influencer MarketingHub.