Actualizado el 11/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Los drones, más rápidos que las ambulancias

Los drones, más rápidos que las ambulancias

Escrito por Guillem Alsina el 19/11/2019 a las 18:30:17
1564

¿Cómo superar el tráfico congestionado de una gran urbe cuando se trata de atender a emergencias? Fácil: por el aire. Y esto es precisamente lo que han probado y demostrado en la ciudad de Nueva York con un experimento que, de cuajar en una reglamentación y uso de los drones, podría llevar a salvar vidas.


El punto de partida es simple: probar que un dron puede llegar antes que una ambulancia al lugar en el que ha ocurrido una emergencia, para administrar los primeros auxilios. No se trata de sustituir a la ambulancia, pues esta sigue siendo necesaria para evacuar al paciente y llevarlo al hospital más cercano, pero si para acelerar la primera intervención en un momento en el que cada segundo cuenta.


Para la realización del estudio se tomaron una serie de llamadas a los servicios de emergencia y se tuvo en cuenta el tiempo de desplazamiento de la ambulancia en medio del tráfico, comparándolo con el recorrido que hacía un dron cargado con equipamiento y fármacos para una intervención temprana.


El resultado fue inequívoco: mientras que una ambulancia tardaba unos nueve minutos y medio en llegar al lugar del incidente, el dron tardaba seis y medio, casi un tercio menos que la ambulancia.


Un dron sí ¿pero cuál?


Aquí, el quid de la cuestión recae en el material que debe llevar a bordo el dron para poder llevar a cabo los primeros auxilios.


Como este artefacto va por delante de la ambulancia y de cualquier personal médico, quien acabará atendiendo al paciente será un civil que puede no tener absolutamente ningún conocimiento en medicina, por lo que lo primero que se requiere es un equipo de videoconferencia que ya esté listo para ser utilizado, y que servirá para que un médico o un equipo médico le dé instrucciones.


A partir de aquí, dependerá de las necesidades del momento, pudiendo tener diversas cargas preparadas para instalar en el dron como, por ejemplo, un desfibrilador para el caso de un ataque cardíaco, o una inyección de epinefrina para tratar un shock anafiláctico.


Otras posibilidades son los antídotos para las mordeduras o picaduras de animales venenosos, ya que el dron tiene la gran ventaja de poder llegar incluso más rápido si hasta donde está la persona a socorrer no hay una pista practicable, como en entornos de montaña.


Otro ejemplo de carga del dron podría ser Naloxona para tratar una sobredosis por opiáceos.