Actualizado el 20/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. La inteligencia artificial a punto de llegar al campo de batalla

La inteligencia artificial a punto de llegar al campo de batalla

Escrito por Guillem Alsina el 12/10/2020 a las 17:10:16
727

La unión hace la fuerza, reza la máxima, y si a esta frase le juntamos la participación de armas e inteligencia artificial, también podremos afirmar que permite disparar más rápido.


El ejército estadounidense probaba, a mediados de este pasado mes de septiembre, con fuego real y en el marco del programa Project Convergence 2020, como funcionaba una cadena de dispositivos que tienen en común la inteligencia artificial para abarcar desde la detección de objetivos, hasta su bombardeo.


El Project Convergence 2020 busca adelantarse a cómo serán los campos de batalla del futuro para poder prever qué armas y sistemas serán necesarios para combatir en ellos. Y, de hecho, el ejercicio del que estamos hablando se realizó en un escenario de futuro fijado en 2035.


La cadena de sistemas empieza con la sensorización y la captación de datos para la identificación de objetivos, una información que se pasa a los sistemas de armamento para elegir el más adecuado para llevar a cabo la tarea de abatir cada objetivo concreto. Y es que no es lo mismo atacar a una compañía de soldados de infantería, que a un carro de combate, o a un avión.


La principal conclusión del ejercicio fue de que, gracias al uso de la inteligencia artificial, el tiempo que pasa desde que los sensores pasan la información, hasta que un sistema autónomo activa un arma, se ha visto drásticamente reducido. Y, en el ámbito militar, el primero que golpea tiene mayores posibilidades de triunfo.


Dependiendo de la calidad de las redes de comunicaciones, y de los pasos intermedios que la información deba pasar, el tiempo transcurrido entre la detección y el primer disparo disminuye desde los 20 minutos hasta los 20 segundos.


La inteligencia artificial hace tiempo que se viene utilizando en el terreno militar; así, por ejemplo, los sistemas de defensa proactiva de los tanques, la utilizan para detectar proyectiles entrantes y lanzar contramedidas de una forma mucho más rápida a la que puede hacerlo un soldado humano.