Actualizado el 22/05/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. La carrera armamentística llega a la inteligencia artificial

La carrera armamentística llega a la inteligencia artificial

Escrito por Guillem Alsina el 22/06/2021 a las 22:04:09
1116

Con la revolución tecnológica que la humanidad ha propiciado y vivido a lo largo de los dos últimos siglos, uno de los oficios que más ha cambiado es el de soldado; hasta la introducción masificada de las armas de fuego, un simple ciudadano armado con herramientas de labranza, podía plantarle cara incluso a un soldado profesional, algo que con los primeros rifles ya no pasa. Pero es que, de un tiempo aquí, los soldados profesionales tienen una serie de herramientas, ayudas y especialización profesional de su lado, que hacen misión imposible que un ciudadano de a pie pueda enfrentarse a ellos con unas mínimas garantías de éxito.


Y, lo último, es la sustitución de estos mismos soldados (humanos, al fin y al cabo) por sistemas de inteligencia artificial que operan de forma autónoma. Así lo explica la cadena televisiva Deutsche Welle en un documental de producción propia que podemos ver en YouTube.


Este futuro de la guerra ya lo hemos visto y, de hecho, no hace tanto: fue en el Alto Karabaj entre finales de septiembre y principios de noviembre del año pasado. Y los principales protagonistas del conflicto fueron los llamados “drones suicidas”.


Estos, armas que pueden llegar a tener un tamaño relativamente pequeño, son desplegados en una área sobre la cual se quedan sobrevolando y buscando objetivos. Cuando captan alguno, se lanzan sobre él para destruirlo con su carga explosiva. En la deflagración, obviamente, también el mismo dron queda destruido, por ello se los conoce con el apelativo de ‘suicidas’.


Son armas de “lanzar y olvidarse”, puesto que no hay que fijar un objetivo para ellas, todo lo hacen de forma autónoma. Y, para ello, emplean la tecnología de inteligencia artificial.


Ya se escuchan voces de alarma sobre el tema, como es el caso del ministro de exteriores alemán, Heiko Maas, citado por la propia DW. Algunas de estas voces plantean una prohibición del armamento autónomo tal y como la convención de Ginebra y otros tratados internacionales prohíben ciertas armas, como pueden ser la munición de racimo, o los gases tóxicos.


En cualquier caso, el uso de armas autónomas es demasiado atractivo como para que las grandes potencias renuncien a ello, y el éxito apabullante de la experiencia azerí con los drones suicidas ha hecho que todos los países productores de armas tomen buena nota de ello para seguir por esta misma senda.