Actualizado el 26/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. IBM se vuelca en el cloud híbrido y la IA

IBM se vuelca en el cloud híbrido y la IA

Escrito por Guillem Alsina el 20/10/2020 a las 15:31:58
1213

Una vez más, IBM se reinventa. Haber nacido en 1911 no significa ser un dinosaurio en el mundo de la tecnología, y la multinacional norteamericana lo demuestra una vez más.


Como cuando vendió su negocio de ordenadores personales a Lenovo en 2005, Big Blue (mote con el que también es conocida la empresa) realiza ahora otro salto con tirabuzón, y anuncia que para finales de 2021, su división de servicios e infraestructura gestionada se habrá separado en una compañía independiente a la que, por el momento, llaman NewCo (de New Company).


Así, ¿que se queda manos de IBM? A partir del momento de la separación, la multinacional pasará a centrarse en dos ámbitos estratégicos: el cloud híbrido, y la inteligencia artificial.


El cloud híbrido, dirigido a empresas y que mezcla las soluciones de cloud público (servicio gestionado y que se puede contratar, tal como los usuarios hacemos con Dropbox u otros) y cloud privado (montado en infraestructura propia y cerrado solamente a la empresa) es a día de hoy uno de los ejes tractores de los servicios corporativos.


Y, si a eso le añadimos el brillante futuro de la inteligencia artificial, tenemos que IBM se queda con lo que apunta para un mayor interés en el panorama tecnológico del futuro próximo.


Además, NewCo le proporcionará a Big Blue la base sobre la cual ejecutar y vender sus servicios, así como en su día IBM y Lenovo colaboraron en el hardware para los clientes de la primera.


A lo largo de estos últimos años, IBM ha brillado en el segmento de la inteligencia artificial con productos como Watson, además de haber adquirido Red Hat, la cual ha propulsado su cartera de productos de cloud híbrido.


Con este bagaje, y teniendo en cuenta que según afirman desde la misma IBM, los servicios representan un 60% de su facturación, cada una de las dos compañías fruto de la escisión, tiene un futuro a medio plazo asegurado, y mucho campo delante para poder crecer en sus respectivas especializaciones.