Actualizado el 22/02/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Google cambia de estrategia con Chrome OS

Google cambia de estrategia con Chrome OS

Escrito por Guillem Alsina el 15/03/2022 a las 16:35:32
880

Cuando Google lanzó la primera versión de Chrome OS en 2011, este sistema operativo basado en GNU/Linux todavía se encontraba en un estadio muy embrionario, pues casi solamente consistía en una plataforma software para ejecutar el navegador web Chrome.


Desde entonces y hasta el día de hoy, la compañía del buscador ha ido introduciendo mejoras en su interfaz de usuario y en la usabilidad, así como nuevas capacidades, tales como la ejecución de aplicaciones Linux, o de Android (con Google Play incluida), pero siempre con un hecho distintivo: Chrome OS solamente se ha encontrado disponible en una serie de ordenadores determinados que las compañías fabricantes han vendido principalmente bajo el sello Chromebook.


Al contrario que Linux, que está ahí en forma de decenas de distribuciones, y cualquiera puede descargarlo de Internet para instalarlo en su ordenador, Google ha ido cerrando contratos con fabricantes a la par que promocionaba su plataforma software en el entorno escolar principalmente, aupada por las aplicaciones educativas que la misma compañía ofrece.


Y es que una de las grandes ventajas de Chrome OS es que requiere de pocos recursos por parte del hardware para funcionar de una manera decente, por lo que a día de hoy no cuesta encontrar Chromebooks con 4 GB de memoria RAM y procesadores Celeron, la cual se considera escasa para Microsoft Windows 11, por ejemplo. Y dicha característica, para los centros educativos, va de fábula, ya que siempre van escasos de material de última generación pero poseen ordenadores que podríamos calificar como de anticuados.


Al ligar Chrome OS a los fabricantes y a modelos determinados de ordenador orientándolos a una área determinada, Google se ha asegurado una base de clientes que ha ido ampliando poco a poco aunque, a día de hoy, los Chromebooks no suponen un trozo muy grande del total de ordenadores que se venden en el mundo, pero la presencia de Chrome OS en el mercado de los sistemas operativos de escritorio es superior a la de Linux, por ejemplo.


Y tras alcanzar un cierto tope, parece que Google ha cambiado la estrategia y se ha decidido a abrir Chrome OS a todos los públicos y dispositivos.


Chrome OS Flex, el sistema universal de Google


Google adquirió Neverware a finales de 2020, una empresa que a partir de Chromium OS (la versión libre de Chrome OS sobre la que se construye este último) producía CloudReady, un sistema operativo a Chrome OS pero sin la posibilidad de ejecutar aplicaciones Linux o Android, que era universalmente instalable en cualquier ordenador, haciendo de sustituto de Chrome OS para aprovechar antiguos ordenadores que, por la potencia de su hardware, ya habían quedado en desuso.


Hace unos días, Google anunciaba Chrome OS Flex, una versión recortada de su sistema (no dispone de la funcionalidad de ejecutar aplicaciones Android, por lo menos no todavía) que vendría a ser CloudReady 2.0, y que no es más que un sistema que, tal y como hacen las distribuciones de GNU/Linux, está preparado para que lo instalemos en cualquier ordenador.


Google ha certificado su funcionamiento con algunos ordenadores concretos de varias marcas, como el MacBook Pro de mediados del 2019, aunque teóricamente esta versión del sistema se puede instalar en un amplio abanico de modelos de ordenadores de todas las marcas.


El cambio de estrategia es claro: de un producto que para conseguirlo hay que comprar un ordenador, a un producto universal que cualquiera puede descargar e instalar en un ordenador antiguo.


Bien, cualquiera, cualquiera... mejor si tenemos el típico amigo informático que nos lo haga, porque aunque es sencillo, no es tan trivial como para que un usuario final cree el medio de arranque (una unidad USB) y lo instale en su ordenador.


Ganar más cuota de mercado


Según Google, Chrome OS Flex es un buen punto de entrada a su plataforma software de escritorio para las empresas, y está orientado a poder dar una nueva vida al viejo hardware, pero a nadie se le escapa que, sin lugar a dudas, habrá usuarios finales y aficionados a la informática que aprovechen un viejo ordenador para probarlo y, de aquí, tal vez adoptarlo. Ganar cuota de mercado e, incluso, atraer a más usuarios al mercado de los Chromebooks parece ser el objetivo último de Google.


Es probable que, antes de lanzar esta versión -y esto lo digo como una mera opinión, sin tener datos sobre ello-, Google lo haya hablado con las marcas fabricantes de Chromebooks para tranquilizarlas y asegurarles que sus ordenadores seguirán manteniendo un plus de exclusividad, ya que tal y como lo veo, Chrome OS Flex será el “banderín de enganche” de Google hacia el Chrome OS de toda la vida, en máquinas certificadas, y que no debería dar ningún problema en ejecutar aplicaciones Linux o Android, algo que no es posible en todas las instalaciones de Chrome OS Flex.