Actualizado el 25/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Gimnasios virtuales ¿el futuro del ejercicio?

Gimnasios virtuales ¿el futuro del ejercicio?

Escrito por Guillem Alsina el 14/01/2020 a las 22:10:49
1501

El gimnasio es aquel sitio al que nos apuntamos pero no vamos nunca, algo así como al revés del puesto de trabajo. Solo que en este último cobramos, mientras que los gimnasios viven, principalmente, de las cuotas que pagan los clientes que casi nunca los utilizan (o eso dice la leyenda urbana).


Para hacer más atractiva la práctica deportiva podemos recurrir a un elemento que ya ha hecho furor en el campo laboral y en otros terrenos: la gamificación. Esto consiste en aplicar dinámicas y elementos propios del juego a actividades que, a priori, no resultan lúdicas, con el propósito de hacerlas más atractivas. Un ejemplo de esto consiste en la asignación de puntos por cumplir con acciones, y la confección de un ránking basado en dichos puntos.


Otra idea es utilizar un entorno visualmente más atractivo. Y, cruzando ambas ideas, alguien llegó a la conclusión de que la mejor manera de matar dos pájaros de un tiro era utilizar la realidad virtual.


Un proceso similar debió ser el que impulsó a Black Box VR, el primer “gimnasio virtual” del mundo (por lo menos, del que tengamos conocimiento público). No se trata de un gimnasio que vive solamente en la nube, sino que es un espacio físico al que sus clientes acuden a realizar ejercicio, eso sí, ayudados por unas gafas de realidad virtual que los transportan a un entorno imaginario.


Las posibilidades son infinitas: desde realizar tablas de abdominales sobre la superficie marciana, hasta practicar boxeo contra un Muhammad Ali virtual, con la salvedad de que, aquí, los golpes recibidos son también virtuales...


El entorno puede ser también completamente de fantasía e, incluso, es posible inventar juegos en los que ir superando niveles a medida que se va progresando, como un arcade de plataformas de las videoconsolas, consiguiendo puntos por cada acción llevada a cabo exitosamente.


Yendo a un nivel más simple, también podemos tener un instructor virtual que nos vaya dando las instrucciones para realizar la tabla de ejercicios. Y ese instructor puede ser alguien famoso, otro punto a favor del entorno virtual.


Todavía se necesita ir a un lugar físico


Al haber leído estas líneas, estoy seguro que muchos de ustedes pensarán cómo es que con esta tecnología todavía se hace necesario ir al gimnasio, y por qué no podemos realizar este ejercicio cómodamente en casa. Muy simple: porque corremos el riesgo de romper algo.


Excepto aquellas personas que puedan permitirse disponer de una habitación exclusivamente para practicar ejercicio, el resto de los mortales todavía deberemos acudir a un sitio donde, con nuestros movimientos, no corramos el riesgo de romper un jarrón o derribar parte del mobiliario. Es así de simple.


En el gimnasio Black Box VR, y tal y como nos cuentan en este artículo, las gafas de realidad virtual pasan por un proceso de limpieza mediante un aparato emisor de luz ultravioleta, el cual mata todas las posibles bacterias.


Habida cuenta de las ventajas de este sistema, sólo es cuestión de tiempo que se expanda a otros gimnasios en todo el mundo y que, también, al fin, acabe llegando a nuestros domicilios y parques públicos. Porque, con unas gafas de realidad virtual puestas, podremos practicar ejercicio físico allí donde sea.