Actualizado el 27/11/2021

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Esperanza para quienes sufren lesiones medulares

Esperanza para quienes sufren lesiones medulares

Escrito por Guillem Alsina el 23/11/2021 a las 16:30:29
249

Según explican desde el National Spinal Cord Injury Statistical Center estadounidense, casi 300.000 personas viven actualmente en Estados Unidos con algún tipo de lesión de médula espinal.


La esperanza de poder recuperarse es bajísima, menos del 3%, además de bajar notablemente la esperanza de vida de la persona afectada. Y casi un tercio de estas personas debe ser reingresada al menos una vez, lo cual dispara los costes en la atención sanitaria de por vida.


Una investigación realizada por un equipo del Institut de Bioenginyeria de Catalunya (IBEC) y la Universidad de Northwestern (Estados Unidos) ha permitido desarrollar una nueva terapia basada en las nanofibras inyectadas, para la curación de lesiones en la médula que revierte la parálisis y repara el tejido.


Lo que hace dicha terapia es inyectar lo que se llaman “moléculas danzantes”, las cuales se mueven con mayor velocidad que las que conforman el sistema nervioso central, incrementando con ello la posibilidad de encontrar receptores con los que conectarse y arreglar los tejidos.


Con una sola inyección administrada a ratones de laboratorio, los investigadores consiguieron que estos pudieran volver a caminar en tan solo cuatro semanas. Esta es la primera terapia que permite regenerar exitosamente la médula espinal.


Además, otra ventaja de esta terapia es que una vez realizada su función, los materiales integrados se biodegradan en un periodo de doce semanas, convirtiéndose en nutrientes para las células, desapareciendo así por completo del cuerpo.


Finalmente, el descubrimiento abre la puerta a su aplicación en más campos, como pueden ser las enfermedades neurodegenerativas y los accidentes cerebrovasculares, con aplicaciones que se han resistido a la ciencia médica como la cura (o, por lo menos, la paliación de los efectos) de enfermedades tales como el alzheimer, el parkinson, la esclerosis múltiple, o la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.


Pese a que el logro se ha obtenido en ratones y no en humanos, abre la puerta a la esperanza.


Podemos leer más sobre esta investigación en la prestigiosa revista Science.