Actualizado el 26/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. ¿En serio se ha hackeado Google Maps?

¿En serio se ha hackeado Google Maps?

Escrito por Guillem Alsina el 18/02/2020 a las 19:56:22
1052

Simon Weckert es un artista digital alemán que reside y trabaja en Berlín, y que hace pocos días se ganó sus quince minutos de fama mundial (bien, tal vez fueron unos minutos más) al hackear el sistema de Google Maps con una sencillez palmaria.


Google Maps ofrece a sus usuarios información sobre el estado de circulación en las calles. ¿De dónde la obtiene? de una fuente inagotable: nosotros mismos, los usuarios. Cada uno de nosotros que tiene un smartphone Android en el cual ha activado la geolocalización y no ha puesto medidas en impedir a que dicha información recogida por el terminal llegue a los servidores de Google, o bien utiliza un iPhone o un terminal con otro sistema que ejecute la app de Google Maps, está proporcionando información al sistema.


Este, es capaz de discriminar cuando vamos en coche o a pie, y a partir de aquí y del conjunto de los datos, extrapolar dónde la circulación es más densa a cada momento. Esta información se devuelve luego a los usuarios en forma de coloración de las vías en Google maps según la densidad de la circulación, siendo rojo dónde hay mayor densidad de vehículos circulando, y verde dónde está más despejado.


Weckert volvió al sistema en su contra: armado con 99 teléfonos de segunda mano, con sus correspondientes tarjetas SIM y conexión a Internet, los apiló dentro de una carretilla, y recorrió varios centenares de metros de las calles colindantes a la estación de trenes Ostbahnhof de Berlín.


¿El resultado? estas calles cambiaron su estado de verde a rojo en los siguientes minutos a la performance artística, que Weckert narra en su sitio web, aunque sin citar detalles.


Por ejemplo, no hay información sobre la fecha en la que fue realizada la performance, un detalle importante, ya que de ser un día festivo, se entendería que Weckert haya podido llegar a circular sin problemas a pie y arrastrando una carretilla por el medio de la calle, pero si hablamos de un día laborable normal... entonces deberíamos concluir que se trata de una zona no muy concurrida.


¿Podría haber hecho lo mismo el artista en, pongamos, la céntrica Friedrichstrasse? Sin ser atropellado, lo dudo mucho, aunque seguramente hubiera podido circular sin problemas por la acera.


Segundo punto a tener en cuenta: él sólo puede deambular por una tramo de calle, por lo que solamente una pasará a estar en rojo. Y cuando llegue a otro tramo, el sistema ‘verá’ un aligeramiento del tráfico en el tramo que anteriormente sufría una alta ocupación, llevándolo primero a color ámbar, e inmediatamente a verde.


En algunos medios de información se ha hablado de hackeo a Google Maps, algo que creo podemos admitir sin muchos problemas, pero también es cierto que se ha exagerado abriendo con ello la puerta a que se pueda cambiar el estado de la circulación de toda una zona de una gran ciudad, degradando con ello la información y provocando que la acumulación de vehículos en otras zonas para esquivar el atasco, acabe provocando el atasco generalizado.


Para llevar a cabo esto, se requerirían equipos de personas distribuidos en puntos estratégicos, cada uno de estas personas armadas con una carretilla (o una bolsas; seamos más discretos) llena de smartphones, cada uno con su SIM, la cual en principio deberíamos haber contratado dando un nombre e identificación, con lo cual sería posible saber quien es el responsable último del acto vandálico.


En definitiva: ingenioso, sí. Poner contra las cuerdas el sistema ideado por Google, no. Aunque a buen seguro que hay otras maneras de hacerlo...