Actualizado el 30/07/2021

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. El hackeo del móvil de Bezos, en el origen del asesinato de Khashoggi

El hackeo del móvil de Bezos, en el origen del asesinato de Khashoggi

Escrito por Guillem Alsina el 04/02/2020 a las 19:26:11
1139

La desaparición y asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi, y los detalles del homicidio que han ido saliendo a la luz con posterioridad, todavía conmocionan a buena parte del mundo.


Pese a que el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán (conocido también por las iniciales MBS) ha conseguido no salir salpicado de forma oficial, todos los dedos acusadores y gran cantidad de pruebas apuntan a él. La última, sacada a la luz por el rotativo británico The Guardian vincula, además, el hackeo del smartphone de Jeff Bezos con todo el caso.


El fundador de Amazon y el heredero de la corona saudí se conocieron en 2018 durante un viaje de MBS a los Estados Unidos. Hablaron de negocios y se intercambiaron sus números de teléfono para continuar hablando de temas de interés mútuo.


Meses más tarde, y cinco antes del asesinato de Jamal Khashoggi, Bezos recibiría en su teléfono a través de WhatsApp, un vídeo que contenía un malware de espionaje. A partir de dicho momento, y según afirman las fuentes citadas por The Guardian, toda la información del móvil de Bezos llega también a las manos de los servicios de inteligencia saudíes y, probablemente, directamente también al conocimiento de MBS.


En octubre de 2018, Khashoggi (a la sazón columnista en el Washington Post propiedad de Bezos) fue asesinado tras haber entrado en el consulado saudí en Estambul para realizar unos trámites burocráticos.


El crimen de estado se les escapa de las manos a los agentes saudíes, y terminará siendo noticia de portada en todos los informativos. Los servicios secretos y las autoridades de Arabia Saudita deciden purgar a los responsables y cortar el tema con esta acción, antes que pueda llegar a salpicar a las altas esferas del país. Los ejecutores del asesinato y sus jefes directos son tomados como cabezas de turco.


El Washington Post encabeza la denuncia ante este asesinado, y es entonces cuando Jeff Bezos recibe en su móvil una nota amenazadora...


Resulta que el magnate norteamericano ha venido manteniendo una tórrida relación extramatrimonial con una presentadora de televisión estadounidense, Lauren Sanchez. El mensaje, de MBS, contenía una foto de la interesada.


El mensaje queda muy claro para Bezos: “sé en lo que estás metido, así que si tu dejas lo mío, yo no hablaré de lo tuyo”. El interesado ya puede imaginar qué obra en posesión del príncipe árabe: mensajes picantes, fotos subidas de tono, evidencias de encuentros... lo suficiente como para que una demanda de divorcio por parte de su esposa, MacKenzie Tuttle, sea contraria a sus intereses.


Pese a todo lo que está en riesgo, principalmente su considerable fortuna personal, Bezos no da su brazo a torcer. El Washington Post continúa investigando y sacando a la luz los escabrosos detalles del asesinato, y apuntando su dedo acusador contra la monarquía y los servicios secretos sauditas.


Es entonces cuando entra en escena el National Enquirer, un tabloide propiedad del grupo mediático American Media. El Inquirer publicará, a partir del 10 de enero del 2019, detalles de la infidelidad de Bezos a su esposa, con contenido de primer orden: los mensajes que se intercambiaba la pareja.


David Pecker, presidente y CEO de American Media es “el hombre” de MBS en Estados Unidos, quien lo llevó de gira en 2018 y le permitió conocer a personajes mediáticos como Dwayne ‘The Rock’ Johnson o la presentadora y actriz Oprah Winfrey. Sí, además, también fue gracias a uno de estos viajes que conoció a Jeff Bezos.


El fundador de Amazon acusó a Pecker de amenazarle con publicar fotos íntimas de Bezos si él seguía adelante con las acusación contra MBS. Nuevamente, el magnate se resiste: admite públicamente su infidelidad, y acusa a Pecker y MBS del chantaje.


Con posterioridad, MacKenzie Tuttle y Jeff Bezos se divorciaron, y este último empezó una nueva vida con Lauren Sanchez.


Una empresa israelí metida en el caso


Lo más curioso es que la responsable de materializar el espionaje a través del hackeo del smartphone de Jeff Bezos es la compañía de ciberseguridad israelí NSO Group.


Sobre dicha compañía, pesa una denuncia de la propia WhatsApp por aprovechar un agujero de seguridad hallado en las llamadas VoIP de la popular aplicación de mensajería instantánea, para espiar a numerosos usuarios.


Lección aprendida: un casual encuentro “de buen rollo” que acaba con el intercambio de números de teléfono y lo que pueden parecer a simple vista unos mensajes inocentes con algún vídeo para echarse unas risas, puede terminar en algo mucho más siniestro.


¿Nos afecta como a usuarios? En principio no, pero quienes sean altos ejecutivos de empresas o se encuentren en posición de manejar información sensible o poder tomar decisiones importantes, deberían ir con cuidado de lo que abren de lo que les llega por redes sociales y mensajería instantánea, incluso de amigos.


O bien, mantener su vida personal y la profesional completamente separadas, incluso con dos terminales físicamente distintos.