Actualizado el 23/07/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. El ejército estadounidense interesado en utilizar cohetes para su logística

El ejército estadounidense interesado en utilizar cohetes para su logística

Escrito por Guillem Alsina el 20/02/2024 a las 14:30:26
516

La capacidad de reentrada en la atmósfera y reaprovechamiento de los cohetes Starship de SpaceX, los podrían llegar a hacer útiles algún día para tareas de logística en las fuerzas armadas estadounidenses.


Así lo explican en la revista Aviation Week, en un artículo de hace casi un año, pero que sigue vigente, habida cuenta que no podemos descartar un futuro enfrentamiento entre China y Estados Unidos en el Pacífico, o incluso con Corea del Norte.


El inmenso océano Pacífico es un quebradero de cabeza para la logística, un vasto espacio que debe ser sorteado por mar o por aire para llevar pertrechos a las fuerzas desplegadas al otro lado (la “tiranía de la distancia”, como lo refiere una portavoz del Departamento de Defensa de los Estados Unidos -DoD- en declaraciones a Aviation Week). Y es que, como ha demostrado la guerra de Ucrania, una guerra industrial moderna exige, como ya lo hiciera la Gran Guerra de 1914-18, un gran consumo de munición, además de otros elementos necesarios tanto para la guerra moderna, como para cualquier otro conflicto a lo largo de la historia.


Haciendo unos números rápidos, un gran avión de transporte de carga como el Boeing C-17 Globemaster III podría llevar una carga de unas 85 toneladas de California a Taiwán, en entre 13 y 14 horas, eso sí, repostando a medio viaje (en vacío, puede hacer este mismo trayecto sin repostar, pero con carga completa su autonomía se reduce desde más de 11.000 kilómetros a poco más de 8.000). Mientras, un Starship podría ser capaz de poner entre 100 y 165 toneladas de material en una hora o incluso menos. Y el coste sería inferior, según el DoD...


Generalizando, el Starship podría trasladar esta cantidad de carga entre dos puntos cualesquiera del planeta en el tiempo antes señalado de una hora o menos.


Además, el cohete de SpaceX dispone de la capacidad de poder aterrizar en varios lugares, con lo que, por ejemplo, la carga se podría hacer llegar a cualquiera de la miríada de islas que pueblan el Pacífico.


Para desplegar estos cohetes en aplicaciones de transporte entre dos puntos cualesquiera de la Tierra, el Starship debe entrar en una órbita baja, es decir, debe salir de forma efectiva al espacio, para después reentrar.


Actualmente, y desde las fuerzas armadas estadounidenses, están evaluando este uso, así como trabajando tanto en la manera de disminuir todavía más el coste de cada lanzamiento, como incrementar la frecuencia de estos.


Además de la SpaceX de Elon Musk, la Blue Origin de Jeff Bezos también dispone de una tecnología que puede interesar al DoD y, combinando el servicio de ambas, el tren logístico de un despliegue al otro lado del mundo se podría agilizar en gran medida.