Actualizado el 04/08/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. El divorcio entre China y EEUU perjudica a un cable submarino de datos

El divorcio entre China y EEUU perjudica a un cable submarino de datos

Escrito por Guillem Alsina el 30/06/2020 a las 16:03:13
536

El conflicto político que enfrenta a los Estados Unidos y China extiende sus tentáculos a todas las facetas de la relación entre ambos países, y ya hemos podido ver que la tecnología no es una excepción a ello, con casos tan sonados como el de Huawei.


Otra iniciativa que se resiente de una forma total es el Pacific Light Cable Network, un cable submarino de datos que debería unir Hong Kong con los Estados Unidos para facilitar el tráfico de datos online, y que había recibido el apoyo de dos de los jugadores actualmente más importantes en el terreno tecnológico: Google y Facebook.


Hong Kong, y su ley de seguridad nacional que da poderes al gobierno chino para intervenir en cuestiones de política interna de la que fuera colonia británica, ha sido precisamente el foco de uno de los últimos desencuentros entre ambas potencias mundiales. Y si uno pudiera pensar que el rechazo a la iniciativa del cable submarino viene por parte china, estaría equivocado.


Ha sido el gobierno norteamericano, a través del llamado Team Telecom el que se ha mostrado contrario a la ejecución de este cable de datos.


El Team Telecom es un comité de trabajo compuesto de manera informal y dependiente del Departamento de Defensa, de Seguridad Nacional, y del Departamento de Justicia y sus agencias afiliadas, cuya misión es la de monitorizar y limitar la posesión por parte de otros países, de infraestructura de Internet y de las telecomunicaciones estadounidenses.


El motivo para no dar apoyo al Pacific Light Cable Network es simple: el miedo que el gobierno chino pueda utilizar esta infraestructura para sus tareas de espionaje. Por lo menos, esta es la explicación que se da en medios como la BBC. No obstante, cabría pensar que puede tratarse simplemente de poner piedras en el camino, de fustigar a China en un ámbito más.


Lo mejor del caso, es que este cable de alta capacidad, ya ha sido tendido, sólo necesitaba el visto bueno de ambas administraciones para operar, y parece que la norteamericana podría no dar su consentimiento al final.


No obstante, y ya con la infraestructura hecha, es posible que las empresas involucradas puedan seguir buscando ese permiso en otro momento, aprovechando uno de los habituales bandazos de la política de Trump, o que sea Joe Biden quien ocupe el despacho oval.