Actualizado el 09/08/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Debate entre Wikileaks y Twitter

Debate entre Wikileaks y Twitter

Escrito por Redacción TNI el 26/07/2016 a las 12:59:08
2048

Un nuevo caso de libertad de expresión o de falta de la misma ha golpeado en la red. En este caso, sin embargo, lo sorprendente de la afrenta es los implicados en ella. Por un lado tenemos a un clásico, Twitter y por el otro a Wikileaks. Nada de gobiernos de latitudes lejanas censurando las redes de sus ciudadanos, sino dos empresas (o iniciativas) que siempre se han caracterizado por ser garantes de la libertad de palabra en las redes.

 

¿Qué es lo que ha sucedido? La red social del pájaro ha bloqueado una cuenta al considerarla instigadora de la persecución que una de las actrices que protagonizará la nueva película de Cazafantasmas ha recibido. Como todos sabemos, la nueva entrega de este clásico largometraje estará protagonizada por cuatro mujeres. Enfrente de eso, muchos han sido los usuarios que han empezado una dura campaña de críticas contra las cuatro protagonistas y especialmente contra dos de ellas: Melissa McCarthy, por no responder a los cánones de la belleza occidental, y Leslie Jones por ser negra y no responder tampoco a los cánones de la belleza occidental.

 

Según Twitter, la gran cantidad de comentarios ofensivos hacia las dos mujeres ha hecho que Jones decidiera cerrar su cuenta en la red social (para más tarde regresar), ha sido producida tras los ataques iniciados por Milo Yiannopoulos, editor de la revista Breitbart Tech. Twitter así mismo ha decidido bloquear la cuenta de Yiannopoulos por presunto acoso.

 

Ante dicha situación, Wikileaks ha reaccionado de forma extraña, acusando a Twitter de "feudalismo cibernético", es decir, por censura y atentado a la libertad de expresión, y planteando algunas cuestiones al CEO de la red social. Jack Dorsey en alusiones a esas preguntas ha respondido: No prohibimos a las personas expresar sus sentimientos" y “Prohibimos el abuso y la incitación al abuso, eso no está permitido”.

 

¿Hasta dónde llega la libertad de expresión? ¿Puede convivir con el insulto machista y racista? Son cuestiones que debería hacerse Wikileaks. Sorprende que una institución que siempre ha defendido la democracia no respete lo más sagrado de esta misma forma de organización política: el respeto.