Actualizado el 26/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Como el Brexit va a afectar a los pagos electrónicos

Como el Brexit va a afectar a los pagos electrónicos

Escrito por Guillem Alsina el 07/05/2019 a las 09:51:17
681

A día de hoy, todavía desconocemos qué forma va a tomar exactamente el Brexit, como va a afectar este divorcio a los negocios transfronterizos, y a los pagos que se van a seguir realizando entre los países de la Unión Europea y la Gran Bretaña, o entre la Gran Bretaña y el resto de los países del mundo.


Pese a la falta de certezas, la entidad de pagos American Express ha querido especular que es lo que podrá pasar en el momento de pasar a hacer efectivo el divorcio entre los británicos y el resto de sus socios europeos, centrándose en los pagos entre Estados Unidos y Gran Bretaña, en ambos sentidos. Y lo ha hecho a través de su blog corporativo.


Peor escenario: hard Brexit


Si no hay acuerdo, la situación podrá resumirse en una sola palabra: caos. Determinadas importaciones y exportaciones podrían verse interrumpidas o suspendidas por un periodo de tiempo indeterminado, a lo cual podría sumarse muy probablemente el pánico generalizado entre los comerciantes, y las reticencias a pagar las facturas pendientes.


En dicho escenario, todas las compañías de pagos, tanto los bancos tradicionales como las nuevas compañías dedicadas a los pagos digitales, podrían verse atrapadas en un fuego cruzado entre ambos lados del Canal de la Mancha, con clientes de un lado y de otro solicitando el pago de facturas emitidas, mientras la otra parte exige no hacer efectivo el plazo hasta disponer de unas mercancías que pueden estar varadas en la frontera.


También se señala la volatilidad del cambio de divisas, que será sufrida especialmente por los consumidores del Reino Unido, así que si nuestra empresa trabaja con diferentes divisas, deberá tenerlo en cuenta.


Ante dicha situación, el consejo de American Express es disponer de planes de contingencia, aunque no entra a detallar como pueden ser estos. No obstante, teniendo en cuenta la previsible volatilidad de la divisa británica, tal vez el mejor plan sea proveer por adelantado cuanto tiempo antes del Brexit se pueda, y congelar operaciones hasta que, ya una vez pasada la separación, se vea que las aguas vuelven a su cauce... o no.


Lo peor para las entidades de pagos


La derogación del passporting, que es lo que permite a las empresas (y, en especial, a los bancos) desarrollar su actividad dentro de otro país de la Unión Europea con el objetivo de alcanzar algún día un verdadero mercado único, podría ser un duro golpe para las compañías de pagos.


Y es que compañías británicas se podrían encontrar de la noche a la mañana sin poder operar en europa, y sus clientes europeos sin poder acceder a sus servicios, y viceversa.


El momento de caos y pánico puede durar poco, pero dejará huella profunda. No obstante, es previsible una salida rápida a la crisis, por lo menos en este sector, ya que es muy necesario para la economía de cualquier país, y ninguna de las dos partes querrá alargar el problema más de lo necesario.


Mejor escenario: soft Brexit


Todo lo dicho hasta ahora tiene validez solamente en el caótico y desordenado escenario del divorcio sin acuerdo. En el caso de un acuerdo, habrá que ver los puntos sobre los que se sustentará, y como se resuelven algunas de las cuestiones hasta ahora expuestas, como el passporting.


Hay que pensar que, en el caso de un acuerdo, muy probablemente tendremos un periodo de entre uno y dos años para hacer los trámites de adecuación al nuevo statu quo entre la Gran Bretaña y Unión Europea.