Actualizado el 20/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Cierran grupo que compartía películas que no están en streaming

Cierran grupo que compartía películas que no están en streaming

Escrito por Guillem Alsina el 03/08/2021 a las 22:29:19
834

JustWatch es un servicio que cuenta con el apoyo de la Unión Europea y que nos permite buscar películas para saber a través de qué servicios de streaming las tenemos disponibles. De cuando en cuando me dedico a buscar en él alguno de los títulos que no constan en ningún servicio de streaming, como Una juerga de pelotas o Ciudad muy caliente (no se dejen engañar por los títulos, no son filmes eróticos: son dos comedias, la segunda protagonizada por Clint Eastwood y Burt Reynolds). Por el momento, sólo ha habido suerte con la segunda, aunque no en uno de los servicios de los que soy cliente.


¿Y qué pasa con todas aquellas películas que no disponen de copia en un servicio de streaming? Antes, podías ir de videoclub en videoclub e, incluso, en alguno tenías suerte y podías encargarla si no la tenían. Ahora, si persistes en tu deseo de visionar el título que anhelas (porque, por ejemplo, es una película que viste de joven) tienes que recurrir al oscuro mundo de la piratería.


Es por ello que algunos internautas franceses decidieron crear, en pleno confinamiento por la pandemia, un grupo en Facebook llamado la Loupe cuyo objetivo era, precisamente, el de intercambiar filmes entre usuarios finales que no se encuentran en ningún catálogo de servicios de streaming. Ni en Netflix, ni en Amazon Prime, HBO o cualquier otro.


El funcionamiento era el normal de este tipo de grupos en Facebook: si alguien solicitaba un título determinado, los demás usuarios podían verlo y, si alguien lo tenía, lo compartía. O bien eran los mismos usuarios quienes explicaban qué títulos tenían por si a alguien podían interesarles.


Este grupo ha sido cerrado hace poco por Facebook, tal como informa el prestigioso rotativo galo Libération. Probablemente Facebook hizo la vista gorda y la industria no lo denunció, pero hasta aquí hemos llegado.


La pregunta que genera iniciativas como la de este tipo es qué pasa con los títulos que nadie tiene (o quiere) en su catálogo de streaming, y qué derechos tienen realmente a intercambiarlos los ciudadanos, una cuestión que se enmarca en la discusión general sobre el derecho a acceder libremente a la cultura a través de la tecnología y, muy especialmente, de Internet.