Actualizado el 23/11/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Cámara con IA confunde un árbitro calvo con la pelota

Cámara con IA confunde un árbitro calvo con la pelota

Escrito por Guillem Alsina el 17/11/2020 a las 12:48:04
590

El entrenamiento de las inteligencias artificiales va a dejarnos momentos muy memorables, incluyendo los cómicamente memorables. Uno de estos se ha producido ya, y ha sido la comidilla de las secciones de deportes de la mayoría de medios de comunicación a lo largo y ancho del mundo.


El pasado 24 de octubre, el Inverness Caledonian Thistle F.C. (un club que milita en el Scottish Championship, la segunda división del fútbol escocés) recibía al Ayr United en su estadio, el Caledonian Stadium. La principal novedad del encuentro no se encontraba sobre el césped, ni en los banquillos, sino en la retransmisión: una cámara equipada con inteligencia artificial para seguir el juego.


De esta forma, el Inverness puede retransmitir los partidos a los hogares de sus abonados, que no pueden acudir al campo a verlos por las restricciones debidas a la pandemia, a la vez que no requiere de un operario humano más en el estadio, por lo que mantiene el cumplimiento estricto de las normas de higiene.


La cámara empleada utiliza la tecnología de Pixellot, firma especializada precisamente en inteligencia artificial para el mundo de los deportes, con experiencia en competiciones como la liga israelí de baloncesto, y acuerdos con clubes tan poderosos como el F.C. Barcelona.


No obstante, la tecnología de Pixellot iba a enfrentarse durante ese partido a una situación para la cual no estaba preparada: un linier calvo.


Como podemos apreciar en este extracto de vídeo del partido, cuando dicho árbitro se movía por la banda, la cámara iba a enfocarlo directamente, ya que, para su inteligencia artificial, la cabeza de aquel hombre era equivalente al balón.


Obviamente, esto dió como resultado una retransmisión que se perdió buena parte del espectáculo, ya que al desencuadrar el balón para encuadrar al árbitro asistente, la cámara se perdía la acción.


De hecho, lo que hacía la cámara era ir enfocando de un lado a otro, ya que donde detectaba movimiento del balón o de la calva, allí iba a enfocar, alternando entre el árbitro asistente y la pelota.


Las inteligencias artificiales no son tan inteligentes como las personas; mientras que nosotros podemos no conocer todas las razas de perros, pero podemos inferir que un animal pertenece a dicha especie de una forma instantánea y que difícilmente sabríamos explicar, una inteligencia artificial debe ser entrenada con unos parámetros y, si encuentra un objeto o ser vivo que se aleja de dichos parámetros, no podrá etiquetarlo dentro de la misma categoría que los demás.


El sistema de Pixellot no se había encontrado, simplemente, con ninguna persona calva antes, y al ver la superficie de la cabeza del árbitro la calificó dentro del mismo grupo de objetos que los balones.


Por cierto, independientemente del incidente con la cámara [casi] inteligente, el Inverness Caledonian y el Ayr United acabaron empatando a 1.