Actualizado el 09/08/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Australia nos muestra cómo podrán ser las calles del futuro

Australia nos muestra cómo podrán ser las calles del futuro

Escrito por Guillem Alsina el 26/04/2022 a las 16:53:27
472

Una pequeña, aunque no menospreciable parte de los más de cinco millones de habitantes de la ciudad australiana de Melbourne, más algunos visitantes de fuera, transitan a diario por Nicholson Street, convirtiéndola en una de las calles más transitadas de esta ciudad situada en el sur de la isla-continente.


La afluencia de vehículos provoca embotellamientos y molestias, que las autoridades locales quienes solucionar y, para ello, han tomado la decisión de adelantarse al futuro y utilizar las nuevas tecnologías para convertir dos kilómetros y medio de esta transitada vía en una calle inteligente como las que algunas voces anuncian para todas las ciudades en un futuro más o menos próximo.


Esta prueba piloto, inaugurada a finales del pasado mes de marzo, pone a prueba tecnologías que, de resultar exitosas, se implantarán más adelante en otras vías tanto de la misma Melbourne, como de otras ciudades australianas, y a buen seguro servirán de modelo para las urbes del futuro.


Para la realización de este proyecto, el ayuntamiento de la ciudad cuenta con el concurso de la Universidad de Melbourne, el Departamento de Transporte del estado de Victoria (al cual pertenece Melbourne), y la firma austríaca Kapsch TrafficCom, especializada en sistemas inteligentes para la gestión del tráfico rodado.


Mediante el uso de sensores, inteligencia artificial basada en la nube, algoritmos de machine learning, modelos predictivos, y captura de datos en tiempo real para mejorar, de forma automatizada y sobre la marcha, la gestión del tráfico en el tramo elegido, con el fin de evitar las congestiones, mejorar la seguridad de la calle tanto para vehículos a motor como para ciclistas y peatones, y reducir las emisiones de gases contaminantes procedentes de los vehículos con motores de combustible.


La hoja de ruta de este ‘corredor inteligente’ es de tres años, durante los cuales los responsables del proyecto no solamente monitorizarán su funcionamiento, sinó que lo irán mejorando, a la par que el mismo sistema va aprendiendo día a día de su propia gestión y el comportamiento de los usuarios de la vía pública.