Actualizado el 11/04/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Noticias
  4. >
  5. Amazon refuerza su lucha contra las reseñas falsas

Amazon refuerza su lucha contra las reseñas falsas

Escrito por Agencias Externas el 02/04/2024 a las 15:57:13
351

Amazon ha conseguido una nueva e importante victoria en su lucha contra las reseñas falsas en España. Tras tomar las acciones legales pertinentes, se ha puesto fin a un plan fraudulento que incentivaba a publicar reseñas falsas de 5 estrellas en la tienda www.amazon.es.


Amazon ha presentado una demanda contra los administradores de un grupo que promovía las reseñas falsas desde España usando la aplicación de mensajería encriptada Telegram para ejecutar dichas acciones fraudulentas.


El grupo en cuestión operaba bajo el nombre de «Productos Gratis». Por su parte, la OCU, en un esfuerzo conjunto con Amazon, envió un requerimiento a Telegram. Tras ambas acciones, los administradores han cerrado dicho grupo.


En concreto, estos administradores utilizaban el servicio de mensajería instantánea encriptada para evitar ser detectados. Y, en el marco de esta operativa fraudulenta, garantizaban a los miembros del grupo un reembolso completo de los productos si publicaban (y presentaba pruebas de ello) una reseña de 5 estrellas en la tienda de Amazon en España.


Esta acción legal llevada a cabo forma parte de una campaña todavía más amplia dentro de la compañía para detener y acabar con las reseñas falsas en todo el mundo. Solo el año pasado, Amazon tomó acciones legales contra 12 infractores en España, lo que provocó el cierre de 7 sitios web de reseñas falsas dirigidos específicamente a clientes españoles.


«Nuestro objetivo es garantizar que todas las opiniones y reseñas publicadas en las tiendas de Amazon son fidedignas y reflejan las experiencias reales de los clientes», afirma Claire O'Donnell, directora de Selling Partner Risk & Trust en Amazon. «Al emprender acciones legales contra estos infractores, Amazon envía un mensaje claro de que haremos todo lo posible para que rindan cuentas por sus acciones».


Las reseñas de los clientes son una parte fundamental de la experiencia de compra en Amazon, ya que proporcionan información muy valiosa sobre la calidad y el rendimiento de los productos y ayudan a otros clientes a tomar decisiones informadas sobre sus compras.


Sin embargo, en los últimos años, ha surgido una industria ilícita de «intermediarios de reseñas falsas» que explota y se aprovecha del valor que las reseñas aportan a los consumidores. Estos infractores se dirigen directamente a los clientes a través de sitios web, canales de redes sociales y servicios de mensajería externos a Amazon, y les piden que escriban reseñas falsas a cambio de dinero, productos gratuitos u otros incentivos.


Amazon invierte importantes recursos para detener de forma proactiva las reseñas falsas, lo que incluye la utilización tanto de herramientas tecnológicas avanzadas como del trabajo de expertos para proteger a clientes, colaboradores comerciales y tiendas de los infractores que intentan lucrarse al promover las reseñas falsas en todo el mundo.


En 2015, Amazon presentó su primera demanda contra unos intermediarios de reseñas falsas y, desde entonces, ha creado y establecido unos equipos globales de abogados, investigadores, expertos y analistas para seguir persiguiendo a estos infractores por los medios legales necesarios, poniendo fin al problema de las reseñas falsas desde su origen.


Amazon fue pionera en la publicación de las reseñas online de clientes hace 25 años y se compromete a garantizar que las reseñas que aparecen en la tienda son auténticas y un recurso fiable para los clientes. «Si bien estamos orgullosos de nuestros avances, también sabemos que los infractores evolucionan constantemente sus tácticas para evitar ser detectados. Por ello, desde Amazon seguiremos protegiendo a nuestros clientes, colaboradores comerciales y tiendas invirtiendo en herramientas proactivas para detectar y bloquear las reseñas falsas, y seguiremos exigiendo responsabilidades a quienes las promueven», añade O’Donnell.