Actualizado el 14/05/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. ¡Y un pepino!

¡Y un pepino!

Escrito por Tecnonews el 08/06/2011 a las 19:00:46
2582

Estos son días convulsos. Las noticias se suceden vertiginosamente.
Que las imprentas de los diarios (en la actualidad, los ordenadores de las redacciones) estén al rojo vivo, es una buena señal para los rotativos pero no para la gente de a pie. 
A la crisis política derivada del 15M tenemos que añadirle la denominada crisis de los pepinos. Con ese nombre podría parecer una broma, de todas formas es tan cierto como una pérdida de los agricultores en la venta de dicha hortaliza del 13 por ciento.


La paranoia alemana ha costado una fortuna a los españoles que ahora Europa quiere cifrar en tan solo 150 millones de euros.
 

 

Señores del país inventor del Frankfurt y otros grandes avances de la humanidad, estamos un poco hartos.
 

 

Cansados de que se señale siempre al más débil (en este caso de la UE) cuando las cosas van mal dadas para así evadir las más que seguras culpas propias.
 

 

Pero no perdamos los papeles con el caso de los pepinos. Es como dirían los tripulantes del Titánic, la punta del iceberg. Es muy sencillo para Alemania y Francia criticar las actuaciones llevadas a cabo por países como Irlanda, Grecia, Portugal o España. Ahora desde Bruselas se cuestiona el estado de las autonomías español sin ningún tipo de reparo. Se considera que hay que ejercer un mayor control del déficit en las comunidades autónomas con un esfuerzo añadido en el control de la deuda pública de tales territorios. ¿No será una versión a la económica del caso de los pepinos? ¿No se señalará a España indebidamente exhortándola a llevar a cabo ejercicios de constricción del cinturón para salvaguardar otras economías de la unión?

 


Sinceramente ya no entendemos nada de lo que sucede en Europa, donde, lo siento señores y señoras, pero somos los primeros monos. No entendemos porque la señorita Merkel (ahora en los Estados Unidos recibiendo condecoraciones) demanda trabajadores españoles para engrandecer su industria sin atender al efecto devastador que esto tendrá para nuestra economía y luego nos señala para echarnos la bronca.

 

En España sabemos pocas cosas pero tenemos bien aprendidos que los sistemas político-territoriales basados en el centralismo sólo generan brechas en la retórica general de un país. Es por eso que no queremos una UE basada en un centro déspota formado por Sarkozy y Merkel, y una periferia de perros falderos mediterráneos.