Actualizado el 11/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Una olla de grillos

Una olla de grillos

Escrito por Tecnonews el 06/04/2011 a las 22:41:12
2590

 Se cumplen los primeros 100 días de gobierno del CiU.

 
Abrimos el televisor y vemos como todas las organizaciones políticas que tienen silla en la política (puede que la política sea sólo eso, el juego de las sillas) consideran que han sido 100 días que parecían un siglo, y critican fervientemente la actuación de la nueva cúpula política catalana. Todos lo habrían hecho mejor, esto está claro. Mucho mejor si cabe, y siempre cabe.
 
 
Llega incluso a darse la paradójica situación de que algunas de las objeciones de las distintas agrupaciones entran en contradicción. Para unos la política de Mas es negativa en puntos que otros consideran acertados. Es como se diría en catalán “Can Pixa” (olla de grillos) o en lenguaje correcto criticar por el mero placer de criticar.
 
 
Nos preguntamos malhumorados antes de comer (no es bueno pensar con el estómago vacío) porqué tenemos que esperar 100 días para valorar si las cosas están bien o mal. ¿Por qué no esperar 101 días o tal vez 33 como la edad que tenía uno que en el pasado ya nos salvó de otra crisis bien distinta? O tal vez dejar que pasen 70 años tal y como se ha hecho con la dictadura y la guerra de este país para emitir entonces juicios de valor. Es sin duda una preocupación estúpida previa a la comilona que sólo consigue abrirnos más y más el apetito. De todas formas existe una respuesta:
 
En la crisis más negra de la historia moderna, la del 29, al presidente americano de turno, un tal Roosevelt, tan sólo le bastaron 100 días para hacer recobrar la ilusión de una población sumida en la más gran depresión. Creó (y pocos saben que amparándose en teorías económicas leninistas) el estado del bienestar y convirtió los Estados Unidos en la primera potencia del mundo.
 
 
CiU lleva 100 días de mandato y las cosas parecen no haber mejorado demasiado. Eso sí muchas medidas de recorte del gasto público (a todas luces necesarias). Durante estos tres meses deja una estela de medidas antipopulares que son (ojalá) la semilla de la recuperación económica catalana.
 
Cierto es que los chicos y chicas de la centro-derecha nacional catalana no son ese tal Roosevelt que cambió la historia en 100 días. Aun así eso sería como pedirle peras olmo cuando todos sabemos que la clase política vive un amargo invierno.  
 
 
Desde nuestro punto de vista no podemos ser tan exigentes con un gobierno que parece tener voluntad de estado aunque los resultados no sean los deseados.