Actualizado el 12/11/2019

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Silicon Valley de Europa

Silicon Valley de Europa

Escrito por Tecnonews el 25/02/2014 a las 20:05:11
2112

¿Cuál es el papel que debe tomar España en el Mobile World Congress (MWC)? ¿Y Catalunya? ¿Barcelona?
 

Esta es la gran pregunta que debemos resolver  si pretendemos, tal y como ha anunciado el alcalde Trías, renovar la posesión de la sede de este importante evento.
 

Parece ser que cuando se produce la feria más importante se acaba todo lo que tiene que ver con el país organizador del evento. Entra Mark Zuckerberg por la puerta del recinto ferial y las oportunidades de salir en los diarios son totalmente nulas; los CEOs de Apple, Google o Samsung se alojan en un hotel determinado o comen en ese o ese otro restaurante y los periódicos prefieren esa noticia a cualquier otra referente a las NNTT de Barcelona.
 

Es cierto, los cuatro días que dura el MWC no lo son todo. Son quizás mucho más importante los días anteriores y los posteriores, sin embargo, no es osado afirmar que durante el evento, España, Catalunya y Barcelona se convierten en meros espectadores sonrientes de lo que otros países del mundo presentan.
 

Algo funciona mal cuando las noticias más relevantes del evento para la ciudadanía son el número de plazas hoteleras que se están llenando durante el MWC o los millones de euros que están dejando a la ciudad el gran volumen de asisgtente los asistentes (este año record de casi 80.000).


El Conseller de Empresa i Ocupació Felip Puig en declaraciones institucionales, ha afirmado que el MWC es una oportunidad para que las PYMES catalanas se proyecten en el sector de las TIC y la telefonía móvil. Sin estar en desacuerdo y sin intención de desmerecer el pequeño y mediano tejido empresarial catalán, tras numerosas ediciones del evento celebradas en Barcelona y en un momento de auge de la telefonía móvil, considerar que el MWC sólo es eso, es tener el horizonte de expectativas un poco bajo.


Barcelona debe, como centro de la telefonía móvil mundial que es, ir un paso más allá y empezar a generar empresas de gran tamaño y desarrollos de gran calado. Tal vez nos tildarán de excesivos y exagerados pero: ¿es mucho pedir que Barcelona sea la Silicon Valley de Europa?