Actualizado el 20/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Malas maneras (segunda parte)

Malas maneras (segunda parte)

Escrito por Tecnonews el 11/05/2011 a las 14:04:10
3490

Hace un par de semanas nos referíamos a las formas cómo se están realizando las restructuraciones (recortes) en las empresas. Citábamos el mal estilo a la hora de despedir a la gente.

 

Hoy nos gustaría hablar del fondo. Quizás tengamos, como revista de opinión de tecnología, una desviación por definición al hablar de por donde se han de hacer los recortes. Entendemos que la tecnología bien conducida nos puede llevar a la creación de nuevos productos, nuevas ideas y en definitiva la creación de puestos de trabajo. Un ejemplo claro ha sido hasta ahora la televisión autonómica de Cataluña TV3. Desde inicios de los 80 esa televisión ha sido de las más punteras en el ámbito europeo. Se han generado nuevos proyectos y nuevos productos que han generado nuevas empresas. Seguramente no se estaría hablando de realidades actuales como el área del 22@ en Barcelona con múltiples ideas creativas y técnicas si el músculo inicial de TV3 no hubiera existido. Ha sido también un núcleo en contenidos audiovisuales por internet.

 

Esto se ha realizado también gracias a un conjunto de ingenieros muy creativos que con su dedicación y esfuerzo han hecho hoy en día de TV3 una de las cadenas con mayor “share” en Cataluña, muy por delante de otras cadenas privadas y las demás autonómicas.

 

Esto era una estrategia tanto a nivel de contenidos como a nivel de tecnología. Pues bien empiezan los recortes y se empieza por lo que puede generar futuro en vez de empezar por las rémoras del pasado. Es más fácil despedir a los técnicos e ingenieros que despedir a los periodista, sin duda. Pero quizás por casualidad o porque ha tocado así han empezado por algunos ingenieros. Aunque hubiera sido por estética, se podría haber empezado por otro sitio y no sacando talento. Una pena.

 

Creemos que es un error estratégico y de futuro grave y que los Colegios profesionales de ingeniería deberían decir basta. Es un desaguisado y hay que pararlo como sea. Si destruimos las posibilidades tecnológicas de nuestro país nos cargamos el futuro.