Actualizado el 20/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Malas maneras (primera parte)

Malas maneras (primera parte)

Escrito por Tecnonews el 27/04/2011 a las 18:06:59
2234

Estamos viviendo una oleada de despidos como consecuencia de la crisis. Hasta aquí no sería un gran descubrimiento, pasa en todos los países y pasa en todos los sectores. Para ser más concretos se da más en nuestro país que en otros.


 

No obstante se están dando una serie de circunstancias que empiezan a ser preocupantes. Hace unos días salía a la luz una serie de despidos en la televisión autonómica catalana de unos cuantos profesionales ingenieros de telecomunicación. También salía el anuncio de despido de 6.000 trabajadores en España de Telefónica. También otros organismos y empresas en que los despedidos eran ingenieros de nuestro sector.
 

 

Hablaremos hoy de las formas.
 

Seguramente podemos incluso pensar que en la situación actual es inevitable despedir a personal. En muchas ocasiones el bien de muchos debe prevalecer sobre el mal de pocos. La cosa se hace más complicada cuando se giran los razonamientos y es el bien de pocos contra el mal de muchos. No explicaremos. Se habla de despedir al 20% de los trabajadores de Telefonica en España aduciendo que los beneficios han bajado un 5%. Como premio para los accionistas se incrementa el reparto de beneficios. No solo eso, además se incrementa los bonos y los pluses de los directivos. Pero tampoco es solo eso, ¿Y quién pagará las prejubilaciones? Los impuestos de todos nosotros (incluso de las pequeñas empresas). Eso sí se ha de mantener nuestro buque insignia de las telecomunicaciones españolas. ¿Es eso lo que se pactó en las famosas cumbres de Zapatero con las 40 principales empresas españolas? No es forma ni estilo.
Y otra más de estilo. La cadena autonómica de televisión catalana TV3 despide a unos directivos que hacía más de 25 años que trabajaban en la cadena. Se ha oído en los últimos tiempos que hay que adelgazar esa televisión, que es una televisión 2.0 y ahora ya estamos en las 3.0 en cuanto a personal se refiere. No dudamos que se deban reducir prebendas y canonjías no acordes con nuestros tiempos. Lo que no es correcto ni estético es que se despida sin las oportunas indemnizaciones. Cuando decimos oportunas no queremos decir solamente legales, queremos decir “éticamente” legales.
 

 

Estamos viendo últimamente despidos que más parecen “vendettas” y ciertamente no nos gusta.
La vida es corta pero larga y donde las dan las toman. El problema es que nos da la sensación que estamos más tomándolas y dándolas que levantando un país.