Actualizado el 11/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Los políticos no saben apostar a la ruleta

Los políticos no saben apostar a la ruleta

Escrito por Tecnonews el 07/12/2011 a las 22:28:33
2282

Dice el saber popular (o en su versión moderna, la red) que la única y más segura forma de vencer a la banca en un casino, es apostar a color un cantidad determinada. Si se gana debe volverse a apostar esa cantidad a color. De esta forma si lo invertido es un euro ganaremos dos por la primera tirada y dos euros más por la segunda. En caso de pérdida debemos poner a rojas o negras el doble de la cantidad apostada anteriormente para recuperar las pérdidas y volver a poder apostar un euro.


Sin duda no hay que ser un genio para llevar a cabo este tipo de jugadas. De todos modos podemos perder la vida y no el dinero si nos ceñimos a este modo de apostar. Además, se rumorea que los jefes de casino echan de sus establecimientos a los jugadores que emplean este método.

Moraleja: apostar a medias es una pérdida de tiempo y comporta riesgos.


A los diputados del congreso les puede suceder un poco lo mismo que a los jugadores meticulosos. Se llenan la boca con la palabra reforma y las NNTT no están exentas de este vocablo.


Hace algunas días supimos que se planteaban canjear los ordenadores portátiles de los diputados por tabletas. Hasta aquí todo muy bien; el dinamismo de la tableta permite hacer de la política una tarea mucho más sencilla. De todos modos el problema llega cuando sabemos que esos dispositivos móviles no tendrán acceso a internet por normas de seguridad interna de la cámara baja. Extraño cuanto menos ya que anteriormente los ordenadores portátiles mencionados disponían de esa función.


¿Cómo quieren los políticos que confiemos en ellos cuando se empecinan en tener actitudes de este tipo? No se puede como en la ruleta del casino apostar a medias. Menos cuando la inversión de los nuevos dispositivos electrónicos tiene un coste total de medio millón de euros.

Estamos obcecados en hacer que la política funciona a marcha de tortuga mientras el conjunto de la sociedad se mueve en un fórmula 1.