Actualizado el 15/12/2017

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. La seguridad en nuestras vidas

La seguridad en nuestras vidas

Escrito por tecnonews el 31/01/2017 a las 17:27:12
1403

¿Tenemos claros los riesgos que implica no proteger nuestros dispositivos tecnológicos? Todo el mundo exclamará: ¡sí! Sin embargo, los estudios llevados a cabo por las empresas de ciberseguridad demuestran que estamos lejos de comprender los peligros a los que nos exponemos. Un informe de Kaspersky Lab es contundente al respecto: los malos hábitos en el uso de contraseñas son similares a dejar la puerta de nuestra casa abierta.

 

Las estadísticas son bastante preocupantes y afirman que solo uno de cada tres españoles utiliza contraseñas distintas para registrarse en las distintas plataformas de las que es usuario. Añade un informe elaborado por S2 Grupo que solamente una de cada diez personas reconoce que su contraseña es segura. El resto o bien no saben qué significa tener una contraseña segura o bien por pereza deciden que prefieren tener una contraseña más corta y simple pero menos segura,

 

Sigamos con Kaspersky: el 24,9 por ciento de los usuarios comparte sus contraseñas con familiares y el 9,7 por ciento lo hace con amigos. Eso puede suponer un importante riesgo para la seguridad de nuestras cuentas.

 

Podríamos seguir con estadísticas demoledoras sobre la seguridad de nuestros dispositivos tecnológicos. Con todo, nos vamos a centrar en la idea expresada por la firma de seguridad: ¿No tener contraseñas seguras es como tener la puerta de casa abierta? Podría parecer una exageración. Más si tenemos en cuenta que 1 de cada 4 españoles ha sido víctima de un ataque informático en sus cuentas bancarias. Parecería entonces que es peor que tener la casa abierta de par en par. Al menos en nuestra casa, si deciden entrarnos a robar, podemos esperar que algún familiar esté dentro o que un vecino vea que nos han entrado.

 

No nos damos cuenta de que la seguridad digital es tan o más importante que la seguridad física. Más que nada porque quién quiere cometer un delito para obtener de él un beneficio ha descubierto que es mucho más impune si lo hace a través de internet que en el choque físico directo.

 

En resumen, para tener una contraseña segura deberíamos combinar mayúsculas y minúsculas, y letras y números. Para proteger una casa hay que cerrar una puerta y tener una llave. Tener un mundo más seguro es tan sencillo como eso.