Actualizado el 13/10/2019

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. La paradoja del mundo empresarial

La paradoja del mundo empresarial

Escrito por Tecnonews el 20/07/2011 a las 19:47:12
2323

Hace algunos días me contaron algo. Si ese algo que me contaron se hubiera dicho en China o en Mauritania tendríamos una paradoja asiática o una enseñanza árabe que millares de estudiosos europeos se lanzarían a rememorar y reproducir. De todas formas como lo que me contaron me lo contaron en Barcelona, puede decirse que lo que me contaron fue en realidad el resultado del cabreo general que se vive en España por culpa de la crisis.
La cosa era así:

 

Dos sujetos, que antes de la crisis tenían un capital X que se habían ganado trabajando duro. Tenían una idea que podía ser buena para montar una empresa pero en lugar de llevar a cabo la idea que les rondaba la cabeza, abrir una empresa. Consideraron pertinente guardar una parte de ese capital en el banco, otra parte unos viajecitos y otra parte en algunos buenos restaurantes.
Luego como todos sabemos vino el apocalipsis económico y ya fue difícil emprender cualquier tipo de acción empresarial.

 

Lo que me planteo es: si hubieran invertido en el momento en que se lo plantearon, tal vez ahora hubiera habido una empresa en la que poder insertar una masa de trabajadores (pequeña claro está). Imaginemos que muchas personas invirtieran en hacer realidad sus sueños y formaran sus empresas. Esta crisis no hubiera sido tan severa.
La cuestión que debemos intentar resolver ahora es el porque estos dos sujetos no invirtieron. La respuesta es clara y tiene dos líneas. La primera es el miedo que tienen los pequeños emprendedores en España para crear su propia empresa. Todo son malos augurios para aquellos que inician un proyecto personal.

 

En segundo lugar cabe destacar las dificultades que tienen estos mismos cuando deciden crear dicha empresa. Esto no es América y para crear una empresa la administración sangra a los que deciden dar el paso.

 

Al final de la conversación con los dos sujetos me comentaron. Nos guardamos el dinero y luego pagamos una gran parte en la declaración de la renta. Es decir pagamos el sueldo de un trabajador público en lugar de crear una empresa que mantendría a algunos trabajadores, más que uno.