Actualizado el 18/10/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. La era de los robots aún no ha llegado

La era de los robots aún no ha llegado

Escrito por tecnonews el 03/03/2020 a las 16:52:51
855

Hace un par de años el Foro de Davos, es decir el encuentro de las principales personalidades del mundo económico del planeta, vaticinó que en 2020 los robots sustituirían a los humanos en el trabajo. Aquella noticia dejó helados a muchos pues en España todavía se apreciaban –y cabría decir que se aprecia- los coletazos de una crisis económica que dejó una situación de desempleo flagrante.

 

Ciertamente son cada vez más los puestos de trabaja robotizados, con todo la sustitución de la fuerza productiva por máquinas todavía no ha llegado. Según datos de la Federación Internacional de Robótica presentados este lunes en Londres, España es uno de los países del mundo que más invierten en robótica. Se ubica en el decimo puesto de esta lista capitaneada por China. Le siguen Japón y Estados Unidos.

 

En 2018 el número de robots instalados en España era de 53.000 o lo que es lo mismo, había 16,8 robots por cada 1.000 trabajadores. En esta proporción la ganadora es Alemania donde hay 338 robots por cada 1.000 trabajadores.

 

Las industrias donde mayor implantación tienen son la automovilística, la metalúrgica y las relacionadas con la fabricación de maquinaria.  

 

Como vemos el escenario de la robotización en el caso español se aleja mucho de otros escenarios europeos. Lo que nos lleva a recordar que el vaticinio que afirmaba que los robots sustituirían a las personas que trabajan no ha sido tal como se esperaba. De hecho, es en Alemania, como hemos dicho el país con mayor proporción de robots por personas, donde el desempleo parece estar más contenido.

 

¿Qué quiere decir eso? Dos cosas. En primer lugar, la revolución tecnológica no ha sido tan profunda como los amos de Davos afirmaban. En segundo lugar, la robotización implica una mejora de las condiciones en el mundo de trabajo.

 

En resumidas cuentas, a veces deberíamos dejar de darle tanta importancia a las proyecciones futuras.