Actualizado el 22/11/2017

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. La cursificación

La cursificación

Escrito por Tecnonews el 04/06/2013 a las 20:56:01
1708

Primero nos metieron en la cabeza que en esta crisis lo que había que hacer es gastar para incentivar la recuperación de la economía. Luego como si todo lo anterior fuera falso, nos han dicho que lo verdaderamente vital para salvarnos de la situación por la que atravesamos es gastar lo mínimo. Es normal por lo tanto, que lo ciudadanos no entendamos nada de lo que nos dicen, pues cada vez es más frecuente la política de hoy digo A y mañana Z.


Lo que importa realmente es que actualmente los precios de aquello que entendíamos como público están por las nubes y mientras antes muchos podían acceder a la universidad –el ejemplo que aquí nos ocupa- ahora no saben si van a poderse matricular en el futuro.

 

Como si se tratara de otra antítesis nefasta, a día de hoy proliferan de forma desmesurada los cursos, postgrados y masters cuando, en principio, cada vez es más difícil acceder a la enseñanza superior y las familias tienen menos dinero con el que hacer que sus hijos puedan estudiar.

 

En frente de este hecho cabe preguntarse qué es lo que sucede. ¿Son estos un sustitutivo de la universidad? ¿Son el futuro de la enseñanza superior? Desde Tecnonews lo ponemos en duda.
La universidad se vuelve más restrictiva pero por otro lado nacen multitud de estudios que tienen en los “cursos” hiperespecializados su máxima expresión.

 

El sector de las NNTT no escapa a esta dinámica. También en este campo es numerosa la oferta y eso plantea un sinfín de preguntas temerosas.

 

¿Todos los cursos en cuestión gozan de un profesorado preparado para enseñar? Nos quejamos de la calidad de la universidad pero dejamos que estos cursos puedan ser impartidos por cualquier persona con un mínimo estatus laboral. Eso no es calidad pedagógica.

 

Acaba pareciendo que los dichosos cursos con precios, en ocasiones desorbitados, son una forma más, de sus organizadores para evitar el paro. Y en eso no podemos criticar a nadie pues actualmente y con un 26 por ciento de desempleo cualquier forma de trabajo es digna.

 

Lo único concluyente es que algo extraño sucede cuando afloran los cursos por doquier pero en cambio sube el precio universitario y el acceso a las familia menos afortunadas es más difícil.