Actualizado el 18/06/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Formación o sobreformación

Formación o sobreformación

Escrito por Redacción TNI el 01/11/2010 a las 18:29:09
2204

Hace tiempo oí una historieta que ahora voy a convertir para dar sentido a esta editorial. Se trataba de un hombre en paro que en su búsqueda agónica por encontrar trabajo se dirigió a la sede de una gran empresa para convertirse en empleado de la limpieza. Allí los altos mandatarios le dijeron que no podía desempeñar aquella tarea si no realizaba un curso específico de higiene laboral. Él indignado se fue pensando que era ciertamente una tontería realizar un cursillo para realizar aquella fácil faena.


Decidido a trabajar colgó un anuncio en internet ofreciendo su servicio de limpieza a particulares. Luego viendo el éxito que tenía (fregaba más de diez casas a la semana) contrato un empleado para que realizara las tareas a las que él no daba abasto. El proceso de éxito fue exponencial y cada mes contrataba  más y más empleados hasta llegar a crear una vasta plantilla de limpiadores.


Luego llegaron las furgonetas, camiones y raros artilugios para hacer la limpieza mucho más eficiente. El hombre de esta forma pudo disfrutar de un gran imperio dedicado a la higiene de particulares, empresas y otros centros de diferente índole.
Pasado un tiempo en una cena de altos mandatarios de la industria, expresó que el no tenía estudios. Un hombre muy correcto que se sentaba a su lado y que dirigía un imperio de barritas de pescado dijo: “Imagínese donde un hombre como usted con cursos y estudios hubiera podido llegar.” El protagonista de nuestro relato respondió: “Hubiera fregado los suelos de una gran empresa.”
 

Sin duda esta historia que se explica de otra forma y que aquí es una mera adaptación, nos sirve para darnos cuenta de que a veces la formación no es tan importante como puede parecer. Existen hoy por hoy y en nuestra situación económica compleja, muchas ofertas de cursos y estudios adicionales para que los parados puedan tener una reinserción al mundo laboral. ¿Son de utilidad tales cursos? Probablemente lo son.
 

De todas formas hay una opinión generalizada que cree que contra más títulos (por estúpidos que sean) mejor estamos preparados. Ostentando esos títulos sucede que nos olvidamos de nuestro objetivo y el mero hecho de acumular conocimiento vacuo se convierte en el fin. El camino toma importancia por encima del lugar de llegada. 
 

Creemos pues que debe tomar relevancia el objetivo en sí para olvidar un tanto los cursos que hacen falta para llegar hasta él. Son preferible los trabajadores menos preparados pero conocedores de lo que realmente quieren hacer que aquellos con un currículum extenso de conocimientos que desconocen porque tienen ese saber.