Actualizado el 11/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Esa droga llamada construcción. Realmente somos tontos

Esa droga llamada construcción. Realmente somos tontos

Escrito por tecnonews el 11/09/2012 a las 12:39:45
2877

Si quieres confiarle un secreto a alguien, tu persona idónea es sin ningún tipo de duda Sheldon Adelson. El hombre no ha soltado prenda en todos los meses que lleva cavilando acerca de cuál es la mejor ciudad para plantar su macrocomplejo urbanístico y de juego. Finalmente la balanza parece haberse decantado por Madrid. Seguramente Sheldon ha quedado impresionado por las dotes de videncia e instintos femeninos de la presidenta de dicha comunidad.

 


Los pobres catalanes tendrán que quedarse sin nada. Bueno en realidad no. Gracias a Enrique Bañuelos, en Catalunya va a construirse otro complejo, aún no sabemos de qué exactamente, que va a catapultar la economía del territorio.

 

Todos tienen sus deseos cumplidos en forma de enormes edificios y maravillosos hoteles.
Si en España no hubiera hoteles para alojar a toda la población del país sería inteligente construir ese tipo de edificios. De todos modos ¿no hay suficientes construcciones? Parece ser que no.
Un niño sagaz diría: ¿Pero no había una crisis del ladrillo? Nuestra respuesta debería ser: Sí pero tu tranquilo, para acabar con ella hay que seguir construyendo.

 

Todos tienen su complejo y todos son felices mientras en España las inversiones de I+D han caído desde 2004 en un 51 por ciento. Han leído bien, 51 por ciento. Luego se dice por ahí, que para que un país funcione debe haber investigación y que eso es vital para la economía de una nación y que hay que crear mentes brillantes, que Alemania roba trabajadores cualificados a España... Tranquilos eso lo dicen por ahí, no hay que hacer caso.

 

Algunos afirman que Adelson y Bañuelos crearan empleo y eso es riqueza para España. Hablan de cifras grandilocuentes que hacen que los más descreídos crean en el ladrillo. De todos modos no nos engañemos, España va a ser un país de hoteleros y croupieres mientras las mentes más brillantes se marchan a otros países.

 

En frente de esa pregunta tramposa que dice: ¿Y si no es con eso como vamos a salir de la crisis? o aquella que dice ¿Y donde invertirías tú el dinero? No tengan miedo respondan: en el 22@, en investigación y en crear empresas de futuro.