Actualizado el 23/11/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. El voto segmentado

El voto segmentado

Escrito por tecnonews el 27/10/2020 a las 20:37:06
592

Las Nuevas Tecnologías cambiaron la política. Hubo un tiempo en los que la relación parecía un matrimonio perfecto. En las campañas de Barack Obama, cuando las redes sociales todavía no habían destapado todo su potencial, la tecnología se empleaba para llegar a votantes a los que entonces nadie había hecho caso. Era un modo de conectar con personas a los que la política nunca había escuchado y en esa relación la política podía entender demandas que nunca había escuchado.

 

Con todo las cosas cambiaron y las elecciones de 2016 en Estados Unidos y la presencia que las redes sociales tuvieron en las mismas, cambio por completo el panorama. No solo fueron esos comicios, también ayudaron al Brexit o a las elecciones brasileñas.

 

Gracias a la segmentación que permiten llevar a cabo las redes sociales los votantes se convirtieron de nuevo en eso, en meros votantes que sirven para llegar a gobernar. Personas a las que solo hacia falta consultar una vez cada cuatro años.

 

Dos ejemplos de la campaña electoral a la presidencia de los Estados Unidos demuestran lo dicho. Los candidatos a la Casa Blanca saben hoy donde están sus nichos de mercado y no dudan en lanzar toda la caballería para conquistar esos votos. De esta manera, los de Trump saben que sus seguidores se encuentran entre los amantes de ls chalecos antibalas -lo cual no era difícil de prever- o entre quienes han mostrado interés en redes sociales por Ronald Lee Emery, el instructor de reclutas en La Chaqueta Metálica. Por su parte, el equipo de Biden lanza sus mensajes entre aquellos fans del maestro jedi, Yoda.

 

De esta manera, los partidos, gracias a las redes sociales pueden conseguir un perfil exacto de aquellos posibles votantes. La pregunta es obvia: ¿Qué mensajes lanzan a los demás votantes? La respuesta preocupante: ninguno. Deberíamos preguntarnos cómo se hacen campañas en pleno siglo XXI. La respuesta, otra vez preocupante: desmovilizando los votantes del adversario. Mientras en el pasado se intentaba convencer a propios y a una parte del votante ajeno, ampliando la base de votos, hoy en día el juego ha cambiado y ya solo exiten brechas de pensamiento impermeables.

 

Podría parecer exagerado, pero si tenemos en cuenta el dinero que los Republicanos y los Demócratas han gastado en estas elecciones en sus campañas en Facebook e Instagram, nos daremos cuenta del ecosistema electoral en el que vivimos. Los primeros más de 85 millones y los segundos más de 65. Casi nada.