Actualizado el 04/08/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. El vocabulario del cambio

El vocabulario del cambio

Escrito por tecnonews el 12/01/2016 a las 20:45:33
2602

El sociólogo César Rendueles, actualmente más famoso por su afiliación a Podemos, afirmó, en broma, durante una entrevista que le hizo Pablo Iglesias y que fue publicada en noviembre del año pasado, que si había una tecnología que realmente hubiese modificado culturalmente España en las últimas décadas, esa era el hormigón pretensado.

La broma venía tras un breve intercambio de palabras en el que entrevistado y entrevistador valoraron la irrupción de las NNTT en nuestra sociedad. De un modo caricaturesco, el profesor universitario, afirmó que hablar de revoluciones cuando estamos enfrente de tecnologías tan jóvenes, es muy arriesgado. Más cuando como en el caso citado tiene mucho más que ver el hormigón pretensado con nuestra crisis que la irrupción del smartphone en nuestras vidas.

Más allá de esta anécdota, lo cierto es que desde los medios dedicados a este sector tenemos una tendencia demasiado frecuente a presentar las novedades del mercado tecnológico como productos que van a cambiar nuestras vidas. Las palabras "cambio", "revolución", "mutación" o "transformación" inundan nuestro vocabulario cotidiano y en tiempos del año como el presente tendemos a usarlas desbocadamente. ¿El motivo? Sin ninguna duda, el CES de Las Vegas.

Por estas fechas llegan a nuestros oídos inventos inverosímiles como cinturones inteligentes que monitorizan la actividad de nuestras caderas o despertadores alfombra que se apagan sólo cuando el dueño los pisa. Rápidamente afirmamos que estos van a transformar nuestra vida de un modo total sin pararnos a pensar que difícilmente eso sea así. Si lo hacemos es en muchos casos como modo de atraer a los lectores pues nadie leería una noticia con un título como éste: "Algunos desarrollos interesantes del CES".

Deberíamos relajar nuestro vocabulario relativo al cambio y sospesar nuestro discurso cuando usamos palabras como revolución. Si no podemos llegar a confundir a los lectores afirmando que es lo mismo un juguete que enseña a los niños a programar, que una pantalla flexible; por muchas posibilidades que uno y otro tengan.