Actualizado el 13/08/2019

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. El mayor reto de la historia

El mayor reto de la historia

Escrito por tecnonews el 16/07/2019 a las 21:05:58
488

Este martes se cumplían 50 años de la llegada a la luna. Doce personas, probablemente el club más selecto del planeta, han pisado el satélite terrícola. Eugene Cernan, Harrison Schmitt, John Young, Charles Duke, David Scott, James Irwin, Edgar Mitchell, Alan B. Shepard, Alan Bean, Charles Conrad, Edwin Aldrin y Neil Armstrong fueron esos elegidos, los únicos hombres que han pisado otra superficie que no sea la terrestre en toda la historia de la humanidad.

 

Desde la perspectiva tecnológica la noticia es reseñable en tanto que con toda seguridad, la llegada a la luna es el momento álgido de la tecnología humana. Ciertamente hemos llegado a cuotas de desarrollo elevadas, pero ya nadie se atreve –por el coste y el riesgo- a mandar seres humanos al satélite. Algunos dirán que Internet es más importante para nuestra historia reciente. Puede que tengan razón. Probablemente la red, junto a la rueda o la revolución agrícola e industrial, sean los grandes momentos de los humanos porque a diferencia de la llegada a la luna, sus consecuencias han sido demoledoras.  Sin embargo hay algo en la llegada a la luna que va más allá. Una tecnología sin aparente trascendencia revolucionaria que se articuló como una, la más grande, empresa colectiva humana.

 

Ciertamente los estadounidenses consiguieron que sus astronautas pisaran suelo lunar dentro de la guerra que mantenía con los soviéticos. Pero estos segundos, si es que conocieron la noticia, tuvieron que alegrarse o cuanto menos sorprenderse ante el logro. Sorprenderse o alegrarse del mismo modo en que los estadounidenses lo harían cuando la URSS envió al primer ser humano al espacio.

 

Eso nos debería llevar a pensar en la falta de logros colectivos en nuestros días. Ya no hay ningún reto que ponga a la humanidad de acuerdo como lo hizo esa misión espacial en 1969. Y lo cierto es que no es por falta de ellos. El hambre, la pobreza, la igualdad o la libertad deberían funcionar como retos lunares.