Actualizado el 25/03/2019

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. El juicio más tecnológico de nuestra historia

El juicio más tecnológico de nuestra historia

Escrito por Tecnonews el 12/02/2019 a las 18:54:30
440

Este martes ha empezado el juicio contra los políticos independentistas. Más allá de entrar en disquisiciones sobre la justicia o injusticia de ver sentadas en el banquillo de los acusados a las figuras políticas que propiciaron el 1 de octubre, lo que nos parece relevante destacar en este caso es la esencia del juicio que presenciaremos durante los próximos meses.

 

Ciertamente no se trata del primer caso que acaba en los tribunales y es televisado. No es la primera vez que podemos ver un juicio retransmitido por la televisión. Con todo, es probable que este sea el primer juicio en España que puede autorrogarse el título de proceso multiplataforma.

 

Las cadenas públicas en sus canales de 24 horas emiten sin descanso, como si fuera Gran Hermano, lo que sucede dentro de la Sala del Tribunal Supremo. Sea donde sea que estemos podemos ver lo que está aconteciendo en ese espacio que parece de otro siglo. No es el único espacio en el que podemos seguir el juicio. Las redes sociales también tienen esta vez un papel fundamental, pues por allí también se lleva a cabo un juicio paralelo. Da igual que todo el mundo esté viendo lo mismo, las redes se encargan de codificar la realidad con más interpretación que análisis de los hechos puros y llanos.

 

Además, no hay que olvidar el papel que los medios tradicionales llevaran a cabo. Televisiones como ya hemos citado, diarios o radios también hablarán de un proceso que se puede vivir en vivo y en directo.

 

Y ante este despliegue tecnológico hay que hacernos la pregunta del millón: ¿Será este juicio más justo porque puede verse desde cualquier lugar del planeta? Es triste pensar que la transparencia no es sinónimo de cordura y menos de justicia.

 

Para bien o para mal, todo el mundo ya tiene su veredicto en la cabeza, por mucho que podamos ver los argumentos y contraargumentos que se esgriman en la sala judicial. Así nos va.